Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inspector jefe de la Policía Nacional, jefe de la comisaría de la Platja de Palma
Entrevista

Francisco Javier Santos: «Los turistas se relajan demasiado en la isla y los delincuentes se aprovechan de ese exceso de confianza»

La Policía Nacional ha adelantado los refuerzos en las zonas turísticas - A los agentes alemanes se unirán este verano policías holandeses

Francisco Javier Santos, en el exterior de la comisaría de la Playa de Palma. B. Ramon

El inspector jefe Francisco Javier Santos está al frente la comisaría de la Policía Nacional de la Playa de Palma desde abril de 2020. La zona está ya en plena efervescencia, con miles de turistas y decenas de delincuentes que tratan de hacer su particular agosto entre ellos.

Vaya veranito nos espera.

Pues sí. Con la pandemia hemos tenido dos años muy especiales, excepcionalmente tranquilos, y ahora hemos vuelto a lo que era habitual, o incluso más. Este año la temporada se ha adelantado. La ocupación hotelera ya era del 80% a principios de mayo y va in crescendo. Y en junio estamos como si estuviéramos en temporada alta total.

Y con la llegada de los turistas llegan también todos los delincuentes que atraen.

Claro, hay un efecto reclamo. Vienen los turistas y con ellos se desplazan muchos delincuentes.

¿Cuál es el principal problema de seguridad que hay ahora mismo en Playa de Palma?

Se trata sobre todo de delitos contra el patrimonio: hurtos la mayoría, algún robo con fuerza en interior de vehículo y estafas, como el juego del trile. Los robos con violencia son muy escasos.

O sea, la mayoría delitos leves, pero un volumen muy elevado.

Así es, y asociado todo al turismo de excesos. Los turistas beben mucho y se vuelven muy vulnerables.

¿Cuántas denuncias reciben en la comisaría de Playa de Palma en un día normal?

Depende, la cifra sube los fines de semana. Puede estar en torno a las cuarenta o cincuenta denuncias diarias. Pero muchas de estas denuncias responden a pérdidas o extravíos, no todas son por delitos. Y luego hay también un porcentaje de denuncias falsas, para tratar de cobrar el seguro de viaje que tienen contratado.

¿Son demasiado descuidados los turistas?¿Qué consejos de autoprotección les daría?

Desgraciadamente sí. España es uno de los países más seguros de la Unión Europea. Los turistas lo saben y a veces se relajan en exceso. Y los delincuentes se aprovechan de este exceso de confianza. La Policía cuenta con el Plan Turismo Seguro en el que se imparte formación en los establecimientos y se reparten folletos en diferentes idiomas. El consejo sería mantener un mínimo de precaución: no descuidar los objetos personales cuando se va a la playa o en las llegadas y salidas de los hoteles; no caer en juegos como el trile, porque no van a ganar nunca; y desconfiar de desconocidos que les abordan con una familiaridad excesiva.

¿Tienen idea de cuántos delincuentes se desplazan ex profeso a Palma para actuar en la temporada alta?

No podría darle una cifra, pero sí hemos detectado la presencia de grupos organizados. Recientemente la Comisaría de Distrito Centro ha desarticulado una banda de carteristas, y algunos de sus integrantes ya los teníamos controlados del año pasado. Desde luego, hay mucha gente que viene expresamente a delinquir al calor del turismo.

¿Y han detectado que cada vez actúan de una forma más organizada?

Sí, son profesionales, miembros de bandas itinerantes. Y cumplen los indicadores de grupo organizado establecido por el ordenamiento jurídico, como reparto de tareas o jerarquía.

¿Cómo funcionan estas bandas?

Se alojan en establecimientos turísticos o en viviendas de alquiler vacacional. Cambian mucho de alojamiento para dificultar su localización. Y se despliegan con un reparto de zonas y tareas. Unos vigilan y seleccionan a las posibles víctimas y otros se encargan de cometer los hurtos. Y eligen el momento en el que la víctima es más vulnerable, cuando la situación es más propicia.

¿Cuáles son estas situaciones?

Pues por ejemplo cuando ese turista se va a bañar en la playa por la noche y deja sus cosas sin vigilancia. Aquí actúan los reptadores, que esperan en la arena a que se metan en el mar, se acercan en la oscuridad y le desvalijan. También aprovechan aglomeraciones. Actúan en las líneas de autobús que comunican la Playa de Palma con el centro. Y también se aprovechan de los momentos de la llegada o salida de los grupos a sus hoteles. Los ladrones se mezclan entre los turistas para llevarse las maletas que sus dueños dejan sin vigilar.

¿Han detectado grupos de prostitutas que atacan a los turistas?

No, este año no. Otros años sí que detectamos grupos de prostitutas que rodeaban a los turistas, aprovechando que estaban bebidos, les tocaban, les hacían proposiciones, y les hurtaban la cartera o el móvil. Es parecido al «hurto amoroso», que también tenemos. En este caso el delincuente suele abordar a una persona mayor como si la conociera, le da un abrazo y le sustrae alguna joya o el reloj. También hemos detectado el robo de relojes de alta gama.

Las conocidas como «bandas del Rolex». Suelen ser grupos organizados relacionados con la camorra napolitana.

En algún caso sí eran de Nápoles, pero el sistema ha sido copiado por otros grupos de delincuentes que se están dedicando a lo mismo.

¿Han notado un incremento en el tráfico de drogas?

Sí, sobre todo menudeo en los alrededores de locales de ocio, y también asociado al turismo de excesos. Recientemente el Grupo II de Estupefacientes, en colaboración con la Policía Local, ha llevado a cabo una operación contra el menudeo en la zona de Playa. Los traficantes se camuflaban entre los vendedores ambulantes. Pero aparte de las baratijas ofrecían otros productos, como la falsa viagra y otros estupefacientes. Y escondían la droga en unos habitáculos que instalaban en los contenedores de basura. De manera que cuando la Policía les identificaba nunca llevaban droga encima, salvo la dosis que se disponían a vender.

¿Han llegado ya los refuerzos de la operación verano?

Sí, este año se han adelantado. Tenemos tanto unidades de la Jefatura Superior que se desplazan a la Playa en verano. Y también unidades venidas desde la península, cuya llegada se ha adelantado al 1 de junio. Y el 1 de julio llegan los refuerzos de las comisarías europeas, con agentes alemanes que permanecerán aquí durante todo el verano. Forman patrullas mixtas, junto a policías españoles, pero ellos van con sus propios uniformes y tienen un gran efecto disuasorio entre sus compatriotas. Y este año tendremos una novedad. Países Bajos se ha sumado al proyecto y este verano tendremos policías holandeses patrullando en la zona de s’Arenal donde hay más turistas de esa nacionalidad.

Compartir el artículo

stats