Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

La mujer espiada en Mallorca declara que el expresidente de Panamá utilizaba Pegasus

La denunciante afirma ante la jueza que Ricardo Martinelli comenzó a interceptar su teléfono móvil en 2016 y que fue vigilada durante años - Asegura que nunca consintió los seguimientos por parte de los guardias civiles en la isla

El expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli, durante el juicio por el espionaje en su país. EFE

La mujer espiada en Mallorca por un grupo de guardias civiles a las órdenes de Ricardo Martinelli aseguró anteayer ante la jueza que el expresidente de Panamá utilizaba Pegasus, el programa informático para acceder al contenido de teléfonos móviles ajenos. La denunciante ratificó sus acusaciones contra Martinelli, con quien mantuvo una relación sentimental, y contra los integrantes del llamado Group Kougar sobre los seguimientos y las vigilancias en la isla durante el verano de 2020. Afirmó que nunca consintió este control, ni siquiera como servicio de seguridad, y declaró que se sintió «acosada».

En un extensa comparecencia a través de videoconferencia desde Miami (Estados Unidos), la mujer desgranó los hechos ante la titular del juzgado de instrucción número 2 de Palma, encargada de la investigación. La víctima explicó que inició una relación de pareja con Martinelli que ella cortó en el año 2016. Según dijo, él estaba obsesionado y no aceptó la ruptura. Situó en esa época las primeras acciones de espionaje del hombre, que ya entonces interceptó sus comunicaciones de teléfono móvil en Orlando. Martinelli, afirmó, había comprado el programa informático Pegasus en Israel. La mujer contó que mantuvo el contacto con el exmandatario panameño porque que le pagaba 8.000 euros mensuales a cambio de diversos trabajos a través de su negocio de consultoría en Miami. La denunciante señaló que ese dinero era una de sus principales fuentes de ingresos para mantener a sus hijos.

En su declaración judicial, explicó que en el verano de 2019 ya fue sometida a seguimientos y vigilancias, supuestamente por orden de Martinelli, durante su estancia en Mallorca. Un acoso que se intensificó en el verano de 2020, cuando cuatro agentes de la Guardia Civil y el creador de Group Kougar controlaron durante semanas todos sus movimientos en la isla para informar al minuto al expresidente de Panamá, según han revelado las investigaciones. La mujer desmintió la versión ofrecida por los sospechosos, que alegaron que se trataba de un servicio de escolta y seguridad. Insistió en que nunca contrató ni consintió este tipo de seguimientos en Mallorca, por los que presentó tres denuncias ante la Policía Nacional, la Guardia Civil y un juzgado de Palma que acabaron archivadas en su momento por falta de pruebas. El caso fue reabierto hace unos meses, cuando otra investigación en el que estaba implicado uno de los agentes permitió encontrar miles de mensajes de WhatsApp sobre el espionaje a la mujer. Sobre los hombres que la espiaron señaló que solo conocía a dos de ellos, pero insistió en que jamás le prestaron servicios de escolta.

La perjudicada se mostró dispuesta a aportar todos los mensajes de WhatsApp relacionados con el caso que tiene guardados en su teléfono móvil, especialmente sus charlas con Martinelli desde el año 2016.

La jueza que investiga el caso mantiene como imputados al expresidente panameño, al líder del Group Kougar -el único que permanece en prisión provisional, y a los cuatro agentes de la Guardia Civil por delitos de grupo criminal, coacciones y revelación de secretos. Martinelli no ha sido localizado oficialmente y, por tanto, tampoco citado a declarar.

Violencia machista

La magistrada tiene previsto remitir la causa a un juzgado de violencia sobre la mujer de Palma, al entender que la relación sentimental entre el exmandatario y la denunciante está detrás de los delitos investigados.

Ricardo Martinelli fue acusado de utilizar Pegasus durante su mandato, entre 2009 y 2014, para espiar a 150 políticos y periodistas de su país. Detenido por esta causa en Estados Unidos en 2018, acabó absuelto.

Según publicó en enero pasado el New York Times, Martinelli obtuvo en 2012 el programa para espiar de manos de Israel, país al brindó a partir de entonces un importante apoyo diplomático en numerosas votaciones de Naciones Unidas.

-Más noticias sobre sucesos en Mallorca

Compartir el artículo

stats