Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rescatado el pesquero hundido en Ibiza

Los globos de reflotación logran, al fin, elevar el ‘Charpat Segundo’ desde los 25 metros de profundidad y arrastrarlo, aún sumergido, hasta el muelle de es Botafoc, para allí ser extraído del agua y depositado en tierra por grúas

Izado del pesquero hundido en el puerto de Ibiza.

Después de ocho horas de intensos trabajos, el ‘Charpat Segundo’ fue reflotado ayer a las seis de la tarde en la punta del espigón de es Botafoc por dos inmensas grúas. El arrastrero se hundió sobre las 20 horas del pasado 19 de enero, tras chocar contra unas rocas de s’Illa Grossa nada más salir del puerto con destino a un varadero castellonense, un naufragio que costó la vida de su patrón, Vicent Ramon.

El reflotamiento comenzó sobre las 11 horas, después de que el equipo de rescate preparara tres enormes globos de color amarillo en el muelle de es Botafoc con los que, tras llenarlos de aire, confiaba en poder alzar desde los 25 metros de profundidad al pesado pesquero (107 toneladas), de 20 metros de eslora y cinco de manga. Ya se intentó el sábado mediante ese mismo sistema, pero los globos de reflotación utilizados entonces no sirvieron para ese propósito. Ayer por la mañana prepararon «un operativo para subir más peso», que esta vez resultó definitivo.

Sobre las 11 horas, la grúa del multicat ‘Dive Khan’ (una embarcación preparada para este tipo de tareas) situó los gigantescos globos dentro del perímetro anticontaminación desplegado sobre el pecio y procedió, desde las 12 horas, a hincharlos. A las 13 horas fue abierta la barrera de contención. De repente, a las 13.56 horas emergieron abruptamente los tres flotadores. Sólo los hinchables afloraron a la superficie, tras lograr arrastrar consigo al ‘Charpat Segundo’ desde las profundidades. El pesquero naufragado aún permanecía sumergido a pocos metros.

El viento empezaba a esas horas a arreciar desde el sur, lo que podía complicar las labores de rescate. En ese momento, el ‘Dive Khan’ comenzó a arrastrar al ‘Charpat Segundo’ desde la zona de su hundimiento (a escasos metros de la escollera del dique de es Botafoc) hasta la ancha plataforma situada en la punta de ese espigón, donde desde el sábado aguardaban dos enormes grúas para proceder a su elevación.

Muy lentamente, el multicat acercó los tres globos y, bajo ellos, el pecio hasta el muelle. El práctico del puerto recogió la barrera de contención para colocarla en torno al arrastrero cuando este, aún sumergido, fuera abarloado junto al saliente extremo del muelle. Pese a la cercanía del punto del naufragio, el traslado hasta el dique duró 24 minutos.

 Las grúas situaron entonces sobre el mar sus plumas telescópicas, de las que colgaban sendas cinchas. El pesquero aún permanecía bajo el agua, pero desde el muelle ya se distinguía, a escasos metros de profundidad, la mancha blanca de su casco. La primera cincha (una fue para la proa, la otra para la popa) fue ceñida a la quilla de la nave alrededor de las 15 horas. La segunda, una hora más tarde. Poco a poco, muy lentamente, las grúas empezaron a reflotar el ‘Charpat Segundo’, cuyo puente emergió poco antes de las 17 horas. A las 18 horas, el arrastrero ya había sido extraído totalmente del agua, donde se pudo comprobar el boquete que el impacto contra las rocas produjo en la proa (sobre todo a babor).

Los restos quedarán depositadas encima el dique para proceder allí a su desguace. Según la Autoridad Portuaria de Baleares, durante estos cuatro días intervinieron en el reflotamiento 35 personas, entre ellas ocho en las barcas de rescate y cinco en las grúas, así como cinco prácticos. Además, se extrajo todo el gasóleo del barco hundido, unos 1.500 litros, para eliminar así el riesgo de vertidos.

Compartir el artículo

stats