La Guardia Civil ha detenido a un hombre 33 años, de nacionalidad marroquí y residente en Formentera, como presunto autor de 26 delitos de robo con fuerza en comercios y vehículos, principalmente en la isla. Los agentes sorprendieron al ladrón cuando entraba en una casa de sa Penya.

Tras los actos delictivos, el hombre sustraía todo lo que encontraba en el interior de vehículos y comercios. Luego viajaba a Eivissa, donde realizaba compras en diferentes establecimientos de la ciudad a cargo de las tarjetas de crédito robadas. Después, esos objetos adquiridos en la isla los revendía y el dinero conseguido lo destinaba a comprar sustancias estupefacientes.

Por la noche, este individuo regresaba de nuevo a Formentera para cometer nuevos actos delictivos en otra decena de vehículos. En una ocasión, incluso, utilizó uno de estos coches para huir y al día siguiente volver a cometer los mismos delitos.