Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenados dos hoteleros de s'Arenal por una fuga de gas que mató a dos turistas

El mal estado de la caldera y el conducto de evacuación, que no habían pasado las revisiones, llenaron la estancia de monóxido

Los dos empresarios condenados, ayer durante la vista que se celebró en un juzgado de lo penal de Palma. | M.O.I.

Dos hoteleros fueron condenados ayer a sendas penas de seis meses de cárcel por una fuga de gas que mató a dos turistas en la misma habitación de un hotel de s’Arenal de Llucmajor a lo largo del mes de julio de 2011. Los acusados, el dueño y el arrendatario del establecimiento, reconocieron en el juicio que las calderas del negocio y el conducto de evacuación estaban en mal estado y no habían pasado las revisiones pertinentes, lo que propició una acumulación de monóxido de carbono en la estancia. Los procesados se declararon autores de dos delitos de homicidio por imprudencia grave tras alcanzar un acuerdo con las acusaciones. Las familias de las dos víctimas recibirán 180.000 euros como indemnización.

Los hechos ocurrieron en la habitación 527 del hotel Tropical Park. El 16 de julio de 2011, una joven rusa de 29 años fue hallada muerta en esa habitación. La autopsia no aclaró el motivo e inicialmente se atribuyó a causas naturales. Tres días después, el 19 de julio, un joven francés de 25 años fue hallado en estado crítico en la misma estancia. Tras ser atendido en Son Llàtzer, fue trasladado en avión ambulancia a su país, donde murió una semana más tarde. Las investigaciones posteriores revelaron que las dos víctimas habían fallecido intoxicados por monóxido de carbono.

Mala combustión

La Guardia Civil y la dirección general de Industria inspeccionaron el establecimiento y detectaron una mala combustión en las calderas, que no fue descubierta antes porque no habían pasado las revisiones periódicas. Además, el conducto de evacuación estaba defectuoso y alojado en un falso pilar sin la ventilación adecuada. De esta manera, el monóxido de carbono acabó en los conductos de la climatización de la habitación 527, donde se alojaron en días sucesivos los dos turistas que murieron.

El establecimiento hotelero había sido alquilado entre 2005 y finales de 2010 a una sociedad, que acabó desahuciada por impago. Cuando el propietario reabrió el negocio en junio de 2011, los hizo sin asegurarse de que se habían inspeccionado debidamente las instalaciones pese a que no había documentación sobre estas revisiones.

El hotel Tropical Park, tras ser clausurado por la fuga de gas a finales de julio de 2011. | GUILLEM BOSCH

Los dos acabaron siendo acusados por las muertes de los dos turistas, en un larguísimo procedimiento judicial que se ha prolongado durante más de una década. La fiscalía les imputó dos delitos de homicidio por imprudencia grave y reclamó para ellos sendas condenas de tres años de prisión. Ayer, ambos comparecieron en un juzgado de lo penal de Palma, donde alcanzaron un acuerdo de conformidad con la fiscal y el abogado de la acusación particular, Francisco Pérez, que representaba a los padres del turista francés. El acuerdo incluyó apreciar dos atenuantes: una de reparación del daño, porque habían consignado parte de los 180.000 euros que deben recibir los allegados de las víctimas, y otra de dilaciones indebidas por el retraso en la tramitación de la causa judicial.

Los dos empresarios aceptaron seis meses de prisión por dos delitos de homicidio por imprudencia grave

decoration

Los dos hoteleros reconocieron los hechos ante la magistrada y aceptaron finalmente sendas condenas de seis meses de prisión. La jueza, que dictó sentencia en el mismo acto, aceptó suspender el cumplimiento de la pena de cárcel a condición de que no delincan en los próximos dos años.

Clausurado tras otra intoxicación

El hotel siguió con su actividad tras las muertes de los dos huéspedes durante varios días hasta que, el 29 de julio, una adolescente alojada también en la quinta planta sufrió síntomas de intoxicación por monóxido de carbono. Los 500 huéspedes fueron entonces desalojados y el negocio quedó clausurado hasta que se subsanaron las deficiencias.

Compartir el artículo

stats