13 de enero de 2020
13.01.2020
Diario de Mallorca
Tráfico

Conductores ebrios o drogados mataron a seis personas el año pasado en Baleares

Las víctimas fueron un peatón de 14 años, tres motoristas, un camionero y un operario de un servicio de limpieza de Ibiza

12.01.2020 | 20:56

Las estadísticas del Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses sitúan en más del 40% el porcentaje de conductores fallecidos cada año que circulaban bajo los efectos del alcohol o las drogas. Pero el recuento de accidentes mortales en Balears arroja otro dato revelador: seis personas murieron el año pasado en las islas en siniestros provocados por conductores que sobrevivieron, y que posteriormente fueron detenidos por dar positivo en los tests de alcohol o drogas a los que fueron sometidos. Esta cifra es ligeramente inferior al año anterior, cuando fueron nueve las personas muertas en la comunidad en accidentes provocados por conductores que luego dieron positivo.

Las seis víctimas mortales de los accidentes causados por conductores borrachos o drogados representa un 12% del total de fallecidos el año pasado, en el que perdieron la vida 49 personas en accidentes de tráfico en las islas. Dos de estos siniestros se registraron en vías urbanas de Palma, otros dos en Eivissa y el más grave, en el que fallecieron dos personas que iban en una motocicleta en Formentera.

Cinco accidentes, seis muertos


El primer accidente de estas características fue precisamente el primer siniestro mortal del año en Balears. Fue el 2 de enero de 2019 en la carretera de Santa Eulària, en Eivissa. La víctima fue un chico británico residente en la isla, Dylan Hunt, de catorce años recién cumplidos. El adolescente acababa de regresar a la isla tras pasar las vacaciones de Navidad en Gales cuando fue atropellado por un turismo, ocupado por varios jóvenes. Cuando llegó la Guardia Civil de Tráfico sometió a la prueba de alcoholemia a la persona que dijo que conducía, que dio negativo. Pero los agentes sospecharon que el conductor real era otro, quien acabó reconociéndolo. Sometido al test de alcohol y drogas, dio positivo en metanfetamina, por lo que fue detenido.

En la madrugada del 16 de febrero un motorista de 40 años fue arrollado en la calle Alfons el Magnànim de Palma por un coche que hizo un giro prohibido, y que tras el accidente se dio a la fuga. La Policía Local de Palma localizó pocos minutos después el vehículo sospechoso, que se había estrellado contra un aparcamiento de bicicletas a unos 700 metros de distancia, en la Carretera de Valldemossa. La conductora del turismo dio positivo en la alcoholemia, por lo que fue detenida. El motorista arrollado falleció tres días después en el hospital de Son Espases.

El 1 de junio murió un camionero de 38 años tras un choque frontal contra un turismo en una de las salidas de Muro. El conductor del coche habría provocado el siniestro al invadir el sentido contrario de la vía. Se trataba de un joven de 19 años que fue hospitalizado con graves traumatismos. Los análisis realizados en Son Espases confirmaron que circulaba bajo la influencia del alcohol. La Guardia Civil le imputó un delito contra la seguridad del tráfico en concurso con un homicidio imprudente.

El siguiente accidente de estas características ocurrió el 24 de julio en Eivissa. La víctima fue un trabajador del servicio municipal de limpieza de Sant Josep, que circulaba en motocarro que fue arrolado por un todoterreno. El hombre, de 38 años, murió en el acto. El conductor del otro vehículo dio positivo en cocaína y cannabis y fue detenido.

El siniestro más grave ocurrió el 5 de agosto en Formentera. Una mujer española de 30 años y un francés de 32 que circulaban en una moto fallecieron al ser arrollados por un coche en la carretera de La Savina a La Mola. El conductor del turismo dio positivo en alcohol, con una tasa de 0,6, por lo que fue arrestado.

El año anterior, 2018, fueron nueve las personas que fallecieron en Balears en accidentes provocados por conductores que dieron positivo en alcohol o drogas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook