15 de marzo de 2019
15.03.2019

Una pareja mallorquina en los atentados de Nueva Zelanda: "Nos hemos refugiado dos horas en un bar"

Joan Acosta e Inés Jaume han vivido de cerca la tragedia. Ambos estaban a tan solo 600 metros de una de las mezquitas atacadas

15.03.2019 | 10:09

Dos estudiantes mallorquines han vivido de cerca los atentados de Nueva Zelanda. Se trata de Joan Acosta, un joven solleric de 25 años, y su pareja, Inés Jaume, de Bunyola y 24 años. Hacía apenas 12 días que habían llegado al país de las antípodas para aprender inglés y trabajar allí cuando se han topado con el atentado. Ambos estaban a tan solo 600 metros de una de las mezquitas atacadas.

"Nos hemos asustado porque la Policía nos ha dicho que nos pusiéramos en un lugar seguro y hemos empezado a ver helicópeteros y coches de Policía por todo", explicó la pareja a Sa Veu de Sóller todavía conmocionada por la tragedia vivida en directo esta madrugada en la localidad neozelandesa de Christchurch.

"Era como las dos menos cuarto (hora local) e íbamos andando por la calle porque nos tenían que dar un papel para hacer un trámite. Nos han dicho que no podían. Cuando he preguntado por qué me han dicho lo del atentado y hemos empezado a ver mucha policía y ambulancias", explica el joven solleric.

De hecho, los policías les han instado a que se refugiaran de inmediato en un lugar seguro hasta que el peligro pasara. "Nos hemos refugiado en un bar. Hemos estado allí dos horas. La gente ha sido muy amable y nos quería dar comida. Incluso una camarera se ha ofrecido a llevarnos a casa", ha abundado Joan. "La gente estaba muy nerviosa y se escondía donde podía".

El joven se mostraba consternado por estos atentados que han trastocado la apacible vida en Nueva Zelanda. "Aquí nunca pasa nada. Nueva Zelanda no sale nunca en las noticias. La gente flipaba. Es un país muy tranquilo y no entienden que pasen estas cosas", subraya.

La pareja mallorquina tiene un visado de seis meses de estudiante de idiomas hasta el mes de agosto. Esto les permite obtener un trabajo de hasta 20 horas semanales, aún no lo han encontrado en sus apenas 12 días de estancia en las antípodas. "Estamos buscando trabajo. De momento hemos encontrado una casa", indica Joan. Los jóvenes estaban muy afectados. "En Christchurch hubo un terremoto hace unos siete años con varios muertos y ahora les pasa esto. Es terrible", recalca. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook