Mujeres empresarias chinas: «Mallorca me hizo grande»

Las restauradoras Weifen Wang y Ye Pan Qun han dejado huella en el panorama culinario local con una oferta gastronómica que combina platos de diferentes regiones del gigante asiático

La propietaria del restaurante Made in China, Weifen Wang Liu. |

La propietaria del restaurante Made in China, Weifen Wang Liu. | / B. RAMON

Belén Martínez-Lacaci

Palma es una ciudad en la que conviven distintas culturas. En el mundo de la gastronomía se combinan sabores que cautivan a propios y extraños. Entre las múltiples influencias que convergen en Ciutat, destaca la presencia de dos mujeres empresarias chinas que han dejado su huella en el panorama culinario local. Weifen Wang Liu, propietaria de Made in China y Take Away Dao-Gu, y Ye Pan Qun, dueña de La cocina china y Gran China, han abierto las puertas de sus restaurantes ofreciendo una experiencia gastronómica con la intención de mostrar autenticidad de la cocina tradicional de su país.

A través de sus establecimientos han contribuido a enriquecer la diversidad cultural de Mallorca. Sus restaurantes se han convertido en verdaderos puntos de encuentro donde las fronteras se desdibujan y las historias se entrelazan. Las empresarias chinas van más allá de los límites tradicionales de la cocina china, fusionando los sabores de diferentes regiones y brindando a los comensales una experiencia inolvidable.

La dueña de los restaurantes La cocina china y Gran China, Ye Pan Qun. | B. RAMON

La dueña de los restaurantes La cocina china y Gran China, Ye Pan Qun. | B. RAMON / Belén Martínez-Lacaci

«Nuestra comida es auténticamente casera. Y dentro de la cocina china, la de mi restaurante es cantonesa. A diferencia de otros, no fusionamos nuestra cocina con la de otros lugares. Lo que sí hacemos es ofrecer platos de distintas regiones chinas», explica Ye Pan Qun. Los productos frescos, como la verdura y la carne, son comprados en mercados locales pero las salsas son de importación. Weifen Wang fusiona comida del norte y del sur, usa recetas tradicionales, aunque suaviza los sabores para adaptarse a los paladares occidentales. «Llega un punto que el sabor es demasiado potente y según el plato lo equilibramos con materia prima de la isla. Me gustaría viajar a China para probar nuevos sabores e ingredientes y poder aplicarlos a mis platos, haciéndolos más sencillos sin que pierdan calidad», explica la dueña de Made in China.

Palma es uno de los sitios con más turismo de España. Es por ello que es una muy buena ciudad para emprender con un negocio de hostelería, según afirman. Ambas empresarias están de acuerdo en que tomaron una buena decisión al elegir este lugar. «Yo diría que es de los mejores, debido a la cantidad de posibilidades que ofrece: está bien situado y bien comunicado con el resto del mundo, por ello recibe muchos extranjeros y además tiene buen clima. Por tanto, que funcione el negocio solo dependerá de ti, de cómo lo hagas. Ese es el secreto», argumenta la dueña de La cocina china, ubicado en calle Aragón.

A lo largo de su trayectoria, Weifen Wang se ha enfrentado a numerosos desafíos que han puesto a prueba su determinación y resistencia. Desde un incendio en 2017 hasta tener que lidiar con los efectos de la covid en 2020. A pesar de las dificultades, mantiene una sonrisa en su rostro y conserva la ilusión por su negocio: «Todo ha venido sin parar. No me ha dado tiempo a respirar, pero sigo con esta sonrisa, sigo sintiendo la ilusión. Estoy cansadísima, no tengo personal, pero todavía tengo fe, ilusión y felicidad. Mallorca me ha hecho querer mi negocio. Mallorca me ha hecho grande».

Tanto Weifen Wang como Ye Pan Qun demuestran con sus palabras la pasión y el compromiso que han invertido en sus restaurantes. Aunque han tenido que enfrentarse a numerosos desafíos, siguen perseverando y encontrando motivación en el amor por su negocio y la satisfacción de sus clientes. En la gastronomía y en Mallorca han hayado un lugar donde sus sueños se han hecho realidad.