La repostera mallorquina Irene Lluch, del restaurante Andreu Genestra, ha dado este miércoles una muy grata sorpresa en la feria gastronómica Madrid Fusión al obtener el segundo premio en la final del certamen del pastelero revelación. Presentó el postre al que llamó Solsticio, singular elaboración que asemeja a un tocino de cielo en la que quiere contar su visión de la transición del invierno a la primavera.

La segunda jornada de la feria también contó con la ponencia del chef del restaurante mallorquín Voro, Álvaro Salazar, con dos estrellas Michelin, y su segunda chef, María Cano. Presentaron una parte de su trabajo en Voro, en concreto diez bocados en miniatura con los que se inicia el menú degustación que ofrecen en su establecimiento de Canyamel. La cocina de Salazar entrelaza Mallorca y su tierra natal, Andalucía, con el Mediterráneo como nexo de unión, y cuenta con un equipo muy reducido, donde la constancia, el sacrificio, la autoexigencia y la superación llevan a un torrente de creatividad y coherencia, acompañado de técnica exquisita en elaboraciones que requieren mucha fuerza.

En Voro dividen los bocados en tres secuencias: Herbívoro, Piscívoro y Carnívoro, siempre mirando al entorno de Mallorca. Comienza con tres vegetales, mientras que la segunda parte es en torno a pescados mediterráneos: atún, caballa, sardina y gamba roja, cada uno de ellos protagonizando un bocado con presentaciones singulares y creativos.

En Carnívoro, tres productos isleños: Porc negre, pato y faraona. Del pato aprovecha la casquería y resulta ligero y sabroso. Un bollo protagoniza el porc negre y todo lo que le envuelve, desde un guiso hasta la sobrasada y el camaiot. Con la faraona plantea un escabeche con mucha verdura y un resultado extraordinario.

Además, tres cocineros locales presentaron sus propuestas: Miquel Serra elaboró fideus bruts, Marga Brunet presentó un clásico lomo con col y relleno de carrillera de cerdo, que consigue melosidad y suavidad. Enrique Erazo ofreció su particular visión de un bullit de peix. En el stand no faltaron los vinos, aceite, tomate de ramallet, sobrasada y almendra de Mallorca.