Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En la Sierra de la Culebra

El Gobierno sanciona a un pueblo de Zamora por construir una balsa de agua utilizada en la extinción de incendios

El importe de la sanción asciende a 3.000 euros por obra no autorizada en el término de Sagallos | También se ordenó demolerla en noviembre, algo que aun no ha ocurrido

Un vecino pasea junto a la balsa de Manzanal de Arriba. Araceli Saavedra

Las sanciones a los Ayuntamientos por gestionar las necesidades de infraestructura su territorio son reiteradas, desde la sanción de la Junta al Ayuntamiento de Lubián, en Zamora, por limpiar un camino hasta la más reciente de Confederación Hidrográfica del Ayuntamiento de Manzanal de Arriba por hacer una balsa contra incendios “innecesaria” en plena Sierra de la Culebra.

El importe de la sanción asciende a 3.000 euros por obra no autorizada en el término de Sagallos, con orden de demolición incluida. Esa balsa ha sido vital como punto de extracción de agua para los incendios del mes de junio. En Padornelo se les ha denegado la limpieza de un camino a La Tejera, otro pueblo castigado por los incendios.

El informe sobre la balsa de Sagallos realizado por el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico recoge que el 14 de junio de 2019 se formuló denuncia por personal de esta Confederación Hidrográfica del Duero, por realizar, sin la correspondiente autorización, de unas obras de una balsa en Sagallos, término municipal de Manzanal de Arriba.

De acuerdo al informe adjunto a dicha denuncia, se observa la construcción de una balsa de dimensiones 42 metros de larga por 18 metros de ancha. Se comprueba que la nueva balsa construida se sitúa a escasos metros de otra balsa de almacenamiento de agua de cierta antigüedad, utilizada desde hace décadas para el llenado de vehículos de prevención de incendios.

El registro de Confederación Hidrográfica del Duero recibió el 25 de junio de 2020 la petición formulada por el alcalde Nazario Castedo Bobillo, en representación del Ayuntamiento de Manzanal de Arriba, solicitando autorización para las obras de ampliación de una balsa para almacenamiento de agua contra incendios, en la parcela 407 del polígono 92, en el término municipal de Manzanal de Arriba.

Pero el 18 de noviembre de 2021 se acuerda el expediente sancionador, una multa de 3.000 euros

decoration

Se solicita además el vallado perimetral de las dos balsas existentes mediante malla de simple torsión de un metro de altura y postes de rollo de madera de pino tratada, cada 3 metros, de 12 centímetros de diámetro y 1,50 metros de altura.

De acuerdo a la documentación presentada, las obras, ya ejecutadas, han consistido primeramente en proceder a la limpieza y desbroce general del área perimetral, para posteriormente proceder a excavar la base de la charca hasta un volumen de 1,50 metros por debajo del nivel de las aguas de la balsa inicial. Se delimita con un talud de tierra el borde oeste y se amplía el área embalsada con una segunda balsa paralela de 40 metros de longitud y 15 metros de anchura, ubicándose en el lateral oeste y con entrada y salida de agua conectadas en ese talud de terreno intermedio a la entrada y a la salida.

Esta actuación tiene la finalidad de disponer de un extra de agua próximo a la carretera y con espacio de maniobra para el repostaje de los equipos de extinción, en caso de incendio de la zona. Además de precisar su ubicación, la obra cuenta con informe técnico de diciembre de 2019.

De acuerdo al informe adjunto de denuncia, la aportación de las aguas a la balsa es desde dos puntos. El primero es desde el arroyo Sagallos y el segundo es desde un sondeo con depósito de agua construido sobre el terreno. En la Comisaría de Aguas no consta que el Ayuntamiento de Manzanal de Arriba disponga de ninguna concesión referente a un aprovechamiento de aguas subterráneas mediante pozo en esta zona. Desde el Ayuntamiento se ha desmentido el bombeo de agua para esta balsa, con acta notarial por delante.

CHD recoge que dicha balsa se sitúa a escasos 2 kilómetros de distancia del embalse de Valparaíso

decoration

CHD recoge que dicha balsa se sitúa a escasos 2 kilómetros de distancia del embalse de Valparaíso, el cual tiene una capacidad de aproximadamente 162,37 hectómetros cúbicos . “Se considera que no está suficientemente justificada la necesidad de construir una nueva balsa”. Pero el asunto no termina ahí. El Ayuntamiento solicitó su legalización, el 26 de junio de 2020, y comprobada la documentación sobre “ampliación” de la balsa de Sagallos, y tras la visita técnica seguida de informe se acordó “legalizar” las obras en zona de Red Natura 2000.

El llenado de la nueva balsa de almacenamiento se realizará del agua que exceda el máximo de la balsa matriz, retornando el resto del agua al cauce para que siga su curso natural. El agua extraída se utilizará de forma puntual y siempre en caso de emergencia, de forma que su uso sea “única y exclusivamente” para la extinción de incendios, siguiendo en todo momento lo recogido en material normativa, sobre prevención y extinción de incendios forestales.

El Ayuntamiento como titular de la autorización está obligado al mantenimiento y conservación adecuada tanto de la obra como de las condiciones de desagüe, de tal forma que no se produzcan ni daños al dominio público hidráulico, ni a terceros. En caso de daños al dominio público hidráulico o a terceros el Ayuntamiento es el responsable de los daños.

Pero el 18 de noviembre de 2021 se acuerda el expediente sancionador, una multa de 3.000 euros y “requerirle para abstenerse de continuar la obra y demoler la misma, en el plazo de 15 días a contar desde la notificación de la resolución denegatoria o de caducidad del expediente de tramitación”. La demolición no se llevó a cabo ni se recurrió el expediente sancionador, ni se hizo uso de la petición de la rebaja de la sanción.

Compartir el artículo

stats