Opinión

Rajkovic gana, el Mallorca pierde otra vez

La gran actuación del guardameta serbio ante el Sevilla no sirve para tapar las carencias del equipo de Aguirre, incapaz de crear juego y ceder demasiado en defensa

Dani Rodríguez intenta escapar del marcaje de Sergio Ramos, en el partido del sábado en Son Moix.

Dani Rodríguez intenta escapar del marcaje de Sergio Ramos, en el partido del sábado en Son Moix. / Manu Mielniezuk

Ricard Cabot

Ricard Cabot

Poco o nada cambió el sábado ante el Sevilla, salvo que el Mallorca consiguió con un gol de Larin la primera victoria de la temporada en Son Moix, la segunda del curso. Casi nada, pensarán algunos. Y es verdad. El triunfo, la suma de los tres puntos después de tanto tiempo sin conseguirlos, es importante para apaciguar los ánimos y que retorne una relativa calma en el seno del club y, sobre todo, de la plantila, a la que le ha entrado el pánico. Porque no se puede entender de otra manera que, con ventaja en el marcador desde el minuto 10, los jugadores no supieran qué hacer con el balón, que regalaron a uno de los equipos de la categoría que más atacan y presionan al rival.

No hay que llevarse a engaño

Ni la gran actuación de Rajkovic, decisivo con cinco intervenciones monumentales, sirve para tapar las carencias del equipo de Aguirre, que no juega a nada. No hay nadie que saque el balón con un mínimo de criterio. Todo se reduce a pelotazos insoportables, que se atragantan a cualquiera que tenga un mínimo gusto por el fútbol. Sergi Darder debería ser esa pieza que diera sentido al juego, pero por el motivo que sea no encuentra su posición ni a nadie que le acompañe. Y en defensa, aunque los números sean notables, se concede demasiado. No siempre estará Rajkovic tan inspirado como el sábado. Ya no se sabe si el problema es de entrenador o de jugadores, técnicamente muy limitados.

Las palabras de Aguirre

al final del partido en Movistar deberían preocupar en la planta noble de Son Moix. Se agradece la sinceridad, pero que el entrenador reconozca tras la decimosexta jornada que lo ha probado todo y que todavía busca dónde colocar en el campo sus mejores piezas, da que pensar. Se consiga o no la permanencia, los dirigentes del club deberán valorar si vale la pena continuar con este entrenador la próxima temporada o buscar otro técnico con una manera diferente de entender el fútbol. Los resultados importan, y más en el deporte profesional; divertirse también.

Se consiga o no la permanencia, el club deberá valorar si Aguirre merece continuar el próximo curso

Adiós a Xavier Cabotà

El que fuera dirigente del Mallorca y presidente del Club Voleibol Palma falleció el pasado sábado a los 73 años. Empresario de éxito, estuvo durante varias etapas en el Mallorca, siempre en la sombra, pero al que recurrían todos porque siempre aportaba. Entró en el club rojillo de la mano de Miquel Contestí y fue uno de los artífices de la conversión del club en sociedad anónima a principios de la década de los noventa. En 2009 regresó de la mano de Mateu Alemany como presidente de un Consejo Asesor creado con la misión de conseguir ingresos para evitar el descenso administrativo a Segunda. 

  A diferencia de otras veces, por ejemplo tras el fallecimiento del histórico masajista Jaume Pedrós, en el que el club se olvidó de forma incomprensible y nunca explicada de rendirle el homenaje que se merecía, el Mallorca sí estuvo a la altura el sábado y guardó un respetuoso minuto de silencio a una persona eficiente, siempre discreta y humanamente insuperable. 

Afición por el baloncesto

Hasta 2.800 aficionados vieron en el Palau el derbi entre el Palmer y el Fibwi, demostrándose una vez más que en Mallorca hay hambre de baloncesto.