Primera División

Manu Morlanes, de invisible a indiscutible en el Real Mallorca

El mediocentro bermellón da la vuelta a su situación y acumula seis partidos consecutivos como titular y un gol -En sus primeros ocho encuentros como bermellón solo jugó 27 minutos

Morlanes se abraza con Dani Rodríguez durante un entrenamiento en Son Bibiloni.

Morlanes se abraza con Dani Rodríguez durante un entrenamiento en Son Bibiloni. / RCDM

Miguel Chacártegui

Miguel Chacártegui

La película para Manu Morlanes en el Real Mallorca ha cambiado radicalmente en las últimas semanas. De no ser llamado ni para calentar en la banda para sustituir a algún compañero en sus primeros ocho partidos a las órdenes de Javier Aguirre ha pasado a ser titular en las últimas seis jornadas y tener un papel importante en la permanencia virtual del equipo. 

Las primeras semanas del joven futbolista maño en la isla no fueron fáciles para él. Llamado a ser pieza importante en el proyecto si se conseguía la salvación, el banquillo se convirtió en su hábitat natural. Ocho partidos en los que solo tuvo minutos en dos de los primeros cuatro –ante el Sevilla (26) y testimoniales ante el Espanyol (1 más el descuento)–. Tras la derrota en Cornellà, pasaron cuatro duelos más en los que no se volvió a ver a Morlanes, por el que el club pagará cuatro millones de euros en caso de permanencia. 

Aguirre, al ser cuestionado más adelante, se refugió defendiendo que el futbolista, cedido por el Villarreal, tan solo había jugado «120 minutos» en toda la temporada. La afición, a través de las redes sociales, reclamaba mayor presencia para él en el campo, en especial viendo a un Galarreta cansado y necesitado de un socio capaz de ayudar a armar el juego del equipo. 

Morlanes, en el partido ante el Girona.

Morlanes, en el partido ante el Girona. / LFP

Y su oportunidad llegó ante el Valladolid. Y como titular. En ese encuentro, Morlanes fue de menos a más, algo lógico pensando en la falta de ritmo que acumulaba. De hecho, Grenier ya se preparaba para entrar desde la banda a mediados de la segunda mitad para sustituirle cuando, tras una falta, Morlanes enganchó un fuerte remate que supuso el primer gol de los bermellones. Mejor estreno imposible para él como titular, con un tanto que ayudaría en el empate a tres final. 

Unas semanas difíciles

Tras ese partido ha sido titular en todos los siguientes, con actuaciones más o menos brillantes y reconociendo, al borde del llanto, lo mal que lo había pasado. Pese a que está llamado a ser el sustituto de Galarreta en los años venideros, lo cierto es que son dos futbolistas diferentes. 

Mientras que el de Eibar actúa más como jefe en la sala de máquinas, Morlanes opta más veces por hacer circular la pelota de manera más rápida y más vertical. Además, a la hora de defender, abandona el centro para ayudar en el sector derecho al lateral de turno a detener los ataques por esa banda. 

Si ante el Valladolid su disparo acabó dentro, ante el Getafe (3-1) otra volea desde fuera del área acabó en el gol de Kang In Lee, siendo este otro rasgo que le distingue de Galarreta, al que se le ha visto probar fortuna de cara a portería. Aguirre ha premiado sus buenas actuaciones dándole continuidad en el centro del campo, siendo uno de los pocos que no ha rotado. También hay que añadir que la lesión que mantuvo a Dani Rodríguez fuera dos jornadas le vino bien al ser dos jugadores que ocupan la misma posición en el centro del campo. 

Morlanes, junto a Ander Herrera en el Mallorca-Athletic.

Morlanes, junto a Ander Herrera en el Mallorca-Athletic.

La única asignatura pendiente que le resta por conseguir, además de ayudar a que el equipo cierre de una vez por todas la permanencia –siendo el partido de este viernes ante el Cádiz (21 horas/Movistar) una buena oportunidad de lograrlo– es la de completar un partido de principio a fin. A excepción del día ante el Girona (86 minutos) y Atlético (56), Aguirre ha acostumbrado a cambiarlo poco después del 70. Morlanes, ahora sí, ya sonríe en el Mallorca. 

Horario para el Barça-Mallorca

El partido de la jornada 38 entre el Barcelona y el Mallorca en el Camp Nou se jugará el domingo 28 de mayo a las 19 horas, coincidiendo con las elecciones. Se juega en horario unificado, aunque puede verse modificado si ambos equipos llegan a la cita sin nada en juego.