OPINIÓN

Cartulina Morada: Comunicado oficial

El Mallorca ha esquivado hasta la fecha el ridículo de secundar la nueva moda que se ha instaurado entre numerosos clubes de LaLiga

El Mallorca, por ahora, es poco dado a realizar comunicados oficiales, para suerte de su afición.

El Mallorca, por ahora, es poco dado a realizar comunicados oficiales, para suerte de su afición. / RCDM

Elena García

Elena García

A tenor de los últimos acontecimientos, quiero mostrar mi honda preocupación y mi absoluto rechazo, además de mi disconformidad, sobre algunas de las actuaciones tomadas esta temporada por varias entidades de LaLiga. Hablamos de acciones determinantes que se suman a agravios comparativos de un dudoso honor, relaciones absolutamente injustas y contrarias a Derecho, además de desproporcionadas, excesivas y claramente lesivas. Pues eso, que esta sarta de sandeces soltadas sin sentido alguno es la última moda a la que se están uniendo, cada vez más, numerosas entidades de la Primera División. Sevilla y Espanyol son lo últimos clubes que han decidido seguir los pasos de un Cádiz que, a estas alturas de la temporada, calculo lleva publicados más comunicados que goles celebrados. Dejen de hacer el ridículo y traten estos supuestos prejuicios arbitrales de los que hablan como tienen que tratarse, levantando el teléfono. Por suerte para el mallorquinismo, la entidad ha evitado sumarse a esta absurda tendencia y superados unos atisbos puntuales de disconformidad mostrados vía Twitter en enfrentamientos como los del Espanyol, el Cádiz o el Sevilla -curiosamente-, se ha revelado en todo momento como un club señor. Las facturas se cobran vía interna o, como mucho, ante los micrófonos de Movistar y por medio de tu presidente una vez finalizado el encuentro. Todo lo demás, un esperpento.

El beneficio de la duda: Morlanes confesó lo mal que lo ha pasado desde su aterrizaje en la isla

Tras el empate del Mallorca en el José Zorrilla, Manu Morlanes no pudo evitar emocionarse al ser cuestionado por sus primeros meses en la isla. «Han sido una semanas muy difíciles para mí. Cuando llegas a un proyecto quieres jugar y sentirte importante y yo he tratado de esperar mi momento», reconocía con un hilo de voz y un semblante desencajado. La situación que le ha tocado vivir al centrocampista maño ha sido difícil de entender para el mallorquinismo y, por sus palabras, de digerir para él. Sin ser un jugador fundamental en las filas del Villarreal, su llegada al Mallorca en el mercado invernal invitaba al optimismo. Sin embargo, Morlanes ha tenido que esperar a que el equipo se tambalee por las cuatro costados para lograr su minuto de gloria. Y lo tuvo porque, por suerte, Aguirre no decretó su sustitución por Grenier antes del minuto 57 del encuentro, instante en el que anotó su primer tanto como bermellón. Morlanes se ha ganado el beneficio de la duda y ha destapado, a mi parecer, un pulso incipiente entre la dirección deportiva y el cuerpo técnico. ¿Por qué si no este ostracismo inexplicable?

Un paraje idílico: La UEFA descarta realizar el sorteo de la Champions en un lugar emblemático

El Aubamar Suites & Spa, un hotel de lujo de nueva construcción situado en la Playa de Palma, acogió esta pasada semana el sorteo de la Final Four de la Futsal Champions League, en la que el Palma Futsal quedó emparejado con el siempre complicado Benfica. Habiéndosele ofrecido a la UEFA parajes tan emblemáticos de la isla como el Castell de Bellver o el Parc de La Mar para realizar el acto y sin menospreciar las atractivas instalaciones del parador, resulta absurdo que la ceremonia finalmente se llevara a cabo entre las cuatro paredes de una pequeña estancia. Está claro lo que le importa al órgano rector del fútbol europeo lo que piensan los clubes que la conforman. Absolutamente nada.