50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Lewandowski marca la diferencia ante el Mallorca

Un gol del polaco a los veinte minutos sentencia a los rojillos, que plantaron cara pero pagaron su falta de puntería

Muriqi pugna por el balón con Christensen. Manu Mielniezuk

MALLORCA: Rajkovic; Maffeo, Raíllo, Valjent, Copete, Jaume Costa (Cufré, m.76); Baba, Galarreta (Lago, m.84), Antonio Sánchez (Dani Rodríguez, m.66); Kang y Muriqi.

BARCELONA: Ter Stegen; Balde, Piqué, Christensen, Jordi Alba (Sergi Roberto, m.79); Gavi, Busquets, Kessié (Pedri, m.66); Dembélé (Ferran, m.79), Lewandowski, Ansu Fati (Raphinha, m.66).

GOLES: 0-1. Lewandowski se va de Valjent y bate a Rajkovic de tiro al segundo palo (m.20).

ÁRBITRO: Gil Manzano (Comité Extremeño).

TARJETAS AMARILLAS: Christensen (m.38), Piqué (m.39), Jaume Costa (m.42), Kessié (m.44), Busquets (m.74), Valjent (m.82),

ESTADIO: Son Moix. 18.103 espectadores.

Escasamente veinte minutos se prolongó el sueño del Mallorca ante el Barcelona. Hasta que Lewandowski, quién si no, se marcó un gol marca de la casa para decantar la victoria hacia su equipo. El grupo de Javier Aguirre no desentonó ante el gigante que tenía enfrente. El fútbol del mexicano gustará más o menos, pero no engaña. Sabe a lo que juega, siempre igual, con defensa de cinco, líneas muy juntas y salir rápido a la contra. No ha sido la excepción ante el Barcelona de Xavi, con 0-1 y si la diferencia en el marcador hubiera sido más amplia. La cuestión es que el Mallorca perdió, y eso es lo que cuenta para los resultadistas, pero lo cierto es que las sensaciones que transmitió el equipo fueron buenas y esperanzadoras para lo que está por venir. Si algo queda claro es que este Mallorca es un hueso duro de roer, un dolor de muelas para cualquier rival. Lo pudo comprobar el Barça, que con la mínima diferencia nunca estuvo cómodo sobre el terreno de juego a expensas de cualquier contratiempo.

El Mallorca tuvo la virtud de conseguir que el Barça no se sintiera nunca cómodo. El equipo rojillo tiene defectos, posiblemente muchos, pero una virtud sobre cualquier otra: la actitud, que no se negocia nunca con Aguirre. El equipo perdió, pero el incondicional del Mallorca se fue satisfecho por la entrega. Y es que ya dicen que quien da todo lo que tiene no está obligado a más.

Aguirre no dio lugar a la sorpresa en la alineación. Tal vez la presencia de Baba, titular por primera vez en la temporada, por Battaglia. El resto, los de siempre, con Maffeo de pulmón y Muriqi como punta de lanza. La consigna, defender y salir a la contra a toda mecha. Por su parte, Xavi apostó por Piqué y Christensen, dos gigantes para frenar a Muriqi, en el centro de la defensa, por las ausencias de los lesionados Araujo y Koundé. Dio descanso a Pedri y a Raphinha por Kessié y Ansu, desdibujado toda la noche. Con estos mimbres, el dominio era azulgrana, pero sin crear peligro a un Rajkovic que era un espectador más.

Valjent volvió a fallar, como ante el Girona, en el gol del Barcelona, dejando que Lewandowski le ganara la posición

decoration

Hasta que apareció Lewandowski. Era el minuto 20. El polaco, en posición de interior izquierda, recibe de Ansu Fati. Valjent sale de su posición en un error clavado al que cometió ante el Girona y el ex del Bayern le supera con un regate que le deja en posición franca. Hace fácil lo difícil y remata al segundo palo, haciendo inútil la estirada de Rajkovic. Era el primer gol que encajaba de jugada el Mallorca esta temporada en Son Moix.

El Mallorca siguió a lo suyo, a la espera de su oportunidad, que siempre llega, incluso ante el Barça. Y la tuvo Jaume Costa en el minuto 34 al rematar con la zurda a bocajarro ante Ter Stegen, que prácticamente se la encontró. Se repitió la misma acción que la temporada pasada cuando el alemán salvó la victoria de su equipo en el último minuto a remate del lateral mallorquinista. Fue la más clara ocasión del Mallorca, mejor que la del remate de Galarreta a los once minutos cuando, sin oposición, remató alto.

30

La jornada 7 de LaLiga Santander, en imágenes Agencias

El Barça tiene de todo, incluso en su versión menos brillante, como este sábado. Lo mismo se arranca con un buen juego general, que se gripa un largo rato del segundo periodo y luego cierra la jornada con su descomunal pegada. Lewandowski y sus compañeros dejaron al Mallorca en la cuneta.

En vista de que poco pasaba en las áreas, todo se desarrollaba en el centro del campo. Y ahí Baba y Gavi protagonizaron una encarnizada lucha que acabó en tablas. Que el azulgrana acabara el partido sin ninguna tarjeta es poco menos que un milagro. No necesitó el Barça la mejor versión de Dembélé, ni de un apagado Ansu. Incluso Lewandowski prácticamente solo apareció para dejar su sello. Y poco más. O por el orden del Mallorca o porque los azulgrana pensaban más en el Inter.

En el tramo final, el Mallorca dio un paso al frente, y tuvo una nueva ocasión. Fue en el minuto 88 cuando el tiro cruzado de Kang se fue fuera por muy poco. El equipo se fue de vacío, con el consuelo de que la afición le despidió con una gran ovación, reconociendo su descomunal esfuerzo. Volaron los puntos, pero hay motivo para ser moderadamente optimista.

Compartir el artículo

stats