Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Copa del Rey

El Real Mallorca, ante la Copa del morbo

El conjunto bermellón busca un pase balsámico a cuartos del torneo del KO ante un Espanyol que regresa a Son Moix encabezado por Vicente Moreno

Los jugadores del Real Mallorca hacen piña en el entrenamiento de ayer celebrado en Son Moix.

El partido del morbo regresa a Son Moix y lo hace mucho antes de lo previsto. El Real Mallorca y el Espanyol de Vicente Moreno se vuelven a ver las caras esta tarde en el feudo balear (16 horas/ Dazn) en los octavos de final de la Copa del Rey. Ambos conjuntos, con una trayectoria paralela durante las tres últimas temporadas, dirimirán al equipo que obtendrá el pase para los cuartos del torneo del KO.

El Mallorca afronta el partido en su peor momento de la temporada. La derrota ante el Levante en Liga ha encendido todas las alarmas y la ausencia de refuerzos en el mercado invernal hasta el momento tampoco ha ayudado a calmar los ánimos. El conjunto bermellón busca en Copa un bálsamo que calme las heridas en el que puede ser un partido trampa. Pasar de ronda reforzará el vestuario, no hacerlo puede hundirlo más si cabe.

Ante los periquitos Luis García deberá improvisar. La salida de Joan Sastre al PAOK de la liga griega y la lesión de Pablo Maffeo en el partido frente al Levante obligarán al técnico madrileño a inventar en el lateral diestro, donde muy probablemente jugará Jaume Costa a pie cambiado. No serán los únicos problemas para el preparador bermellón, quien sigue sin poder contar con los lesionados Raíllo y Greif, con Baba en la Copa África y con dos contagiados por coronavirus cuyos nombres sigue sin querer revelar el club.

Sin duda la principal duda está en la portería. La decisión que tome Luis García esta tarde en el torneo del KO puede dejar muy marcado el futuro del que hasta ahora era su cancerbero titular, Manolo Reina. El malagueño ya se perdió el último partido de Liga en detrimento de Leo Román. La lógica coloca al de Villanueva del Trabuco bajo los tres palos frente al Espanyol, pero será el preparador madrileño el que tenga la última palabra.

Por su parte, el conjunto catalán aterriza en Son Moix en una situación mucho más desahogada en Liga, con nueve puntos sobre la zona de descenso, y con la intención de dar una alegría a su afición en un torneo que tradicionalmente genera mucha ilusión en el club blanquiazul: lo ha ganado en 1929, 1940, 2000 y 2006. Regresa Vicente Moreno y su equipo técnico a la que fue durante tres temporadas su casa. En su última visita, ya con público en el feudo, el de Massanassa experimentó la ira de una afición que todavía no entiende por qué les abandonó.

Compartir el artículo

stats