Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Mallorca tira la victoria en el descuento ante el Valencia

Los bermellones desperdician un triunfo que parecía claro ante los de Bordalás tras ir ganando por dos goles de diferencia desde la primera mitad - Los tantos de Ángel y Diakhaby, en propia puerta, hacían justicia a lo visto en Mestalla, aunque Guedes y Gayà igualaron las cosas en el 93 y el 98 - La roja a Kang In en el minuto 54 resultó clave

Los jugadores del Mallorca durante un lance del partido LFP

Dicen que de los errores se aprende, pero el Mallorca continúa empeñado en volver a tropezar con la misma piedra. Sumó un punto en su visita al Valencia (2-2), un resultado que todos habrían firmado antes de empezar pero que, viendo el partido, todavía no se entiende cómo un encuentro en el que en el minuto 93 comandaba 0-2 no acabó en victoria. Ver para creer.

Si hace una semana en Anoeta la cara fue de tontos, tras el pitido final en Mestalla hay que añadirle la de inocentes. Nunca un punto supo a tan poco. La bisoñez del Mallorca en los tramos finales ya le ha costado cuatro puntos en tres encuentros. No está el equipo para hacer regalos a domicilio y menos en uno de los campos más difíciles de la categoría, aún jugando con uno menos desde el 54 por la justa expulsión de Kang In, sobreexcitado todo el duelo en el que era su regreso a casa. En nada quedó el magnífico partido de Valjent, Russo o Baba –partícipe en los dos goles–; el segundo gol en Liga de Ángel o la capacidad de los de Luis García para anular a un Valencia que fue a remolque hasta el noventa.

La entrada en el partido fue como cualquier otra, con los dos equipos tomando su sitio y adoptando su papel en el escenario. El Valencia quería llevar el timón; el Mallorca, encaramarse a su espalda a base de contraataques. Y fue el plan de Luis García el que surtió efecto. A pesar de la dolorosa derrota en Anoeta, le dejó tan buen regusto de boca el once que dispuso que decidió repetirlo en Mestalla con tan solo una variante, la de Antonio Sánchez por Amath. Todo un voto de confianza para el mallorquín, que se unió tarde al grupo a causa de su operación y que apenas había jugado 24 minutos este curso. Pero si había un nombre importante, ese era el del 19 bermellón. Era el día de Kang In. Y el surcoreano dejó una de cal y otra de arena. De la jugada mágica que acabó en el primer a gol a expulsado en la segunda mitad. Una dura lección que debe aprender.

El Mallorca volvió a pecar de fragilidad defensiva y nervios en el tramo final al igual que en Anoeta hace ocho días

decoration

El Valencia tuvo una en el cinco, con un amago de tiro de Maxi que Russo malogró. A partir de ahí, el partido fue bermellón. Este Valencia no asusta como antaño y, a poco que se moviera la pelota, el sistema de Bordalás se venía abajo. Suya era la posesión, pero inerte. ¿Reina? Un espectador más.

El Mallorca lo fiaba todo al contraataque, con un Ángel que volvió loco a Paulista y Diakhaby con desmarques al espacio. El tinerfeño ya está a su nivel y pronto el partido le recompensaría. Si en defensa los de Luis García Plaza vivían con tranquilidad, arriba no acaban de acertar en la toma de decisiones. Antonio, encargado de ayudar a tapar primero a Guedes y luego a Costa, era el más entonado de la mediapunta, una historia que cambiaría muy rápido.

Dani Rodríguez no parecía ni siquiera estar en el campo escorado en banda izquierda, mientras que Kang In intentaba tomar la responsabilidad, aunque sin éxito. Pero diez minutos mágicos en Mestalla hicieron que ambos pasaran a ser los héroes del momento, aunque luego solo sirviera para empatar. El surcoreano, al que Gayà buscaba las cosquillas en cada jugada, se vistió de genio en el treinta y dos. Regate de prestidigitador en el área, cabeza arriba y pase para que Ángel hiciese el primero a placer. 

Mestaba callaba mientras su huida promesa rompía la baraja en favor del Mallorca. Y en ese momento los bermellones olieron sangre y fueron a por más. Y tan solo ocho minutos después de cantar el primero, el omnipresente Baba buscó en largo a Maffeo. Este cedía a Dani y, tras varias combinaciones entre ellos, el de Betanzos sacó un centro que pegó en la mano de Diakhaby y se coló en la portería. 0-2 en menos de cuarenta minutos. Más bonito imposible.

Tras el paso por vestuarios, Bordalás quiso lavar la triste imagen de su equipo con un triple cambio. Soler, Marcos André y Alderete entraron, mientras que el Mallorca seguía a lo suyo, ordenado y sin renunciar a la contra. Pidieron penalti a Soler por una carga dentro del área, pero ni lo pareció en directo ni lo consideraron así en el VAR.

El partido estaba para lograr el tercero y mandarlo a la lona. Y entonces pasó lo que nadie quería. El genio surcoreano de la primera mitad se convirtió en villano al derribar a Racic. Segunda tarjeta y Kang In, desolado, a la caseta. Luis García se desesperaba en la banda. Aún no sabía lo que le depararía el partido. De tenerlo controlado al dedillo pasaba a otro con treinta minutos por delante en inferioridad.

La expulsión de Kang In obligó al equipo a recular y regalar metros a un Valencia que apenas había aparecido

decoration

A partir de ese instante, el Valencia se volcó, aunque su falta de acierto era todo un alivio. Y cuando lo fácil era tapiar el centro del campo, Luis García decidió quitar a Ángel y meter a Fer Niño. Pieza por pieza y el plan seguía igual, aunque tocaba aguantar las embestidas. Eran pocas, pero asustaban como muchas. La más clara fue en el 70. Costa filtró un buen centro que Alderete remató, pegó en el palo y Valjent despejó sobre la línea de gol.

 Susto de los gordos para el Mallorca y Luis García, aunque no parecía que nada fuese a cambiar. Los bermellones vivieron en su propia área lo que quedaba de partido. Y todo parecía hecho, pero Guedes se sacó un disparo que pegó en Russo para recortar la distancia en el 93. Era momento de enfriar el partido. Fer Niño se fue solo en una contra en el último minuto, pero, en vez de ir a puerta o perder tiempo, decidió intentar sacar una falta que no coló. Y pasó lo que tuvo que pasar. En la jugada siguiente, un nuevo centro al área y Gayà marcando de medio chilena para empatar y dejar rabiosos y desolados a los bermellones. El Mallorca ha agotado el cupo de lecciones en una semana. Ahora toca el Sevilla sin Kang In y Battaglia, expulsado este último por protestar al final del encuentro. 

Ficha técnica

Valencia: Cillessen, Foulquier (Jason m.75), Diakhaby (Alderete, m.45), Paulista, Gayà, Racic (Marcos André, m.45), Wass, Costa, Guedes, Hugo Duro (Manu Vallejo, m.64) y Maxi Gómez (Carlos Soler, m.45)

Mallorca: Reina, Maffeo, Russo, Valjent, Oliván, Baba, Galarreta (Battaglia, m.74), Dani Rodríguez (Lago Junior, m.74), Kang In, Antonio Sánchez (Jaume Costa, m.84) y Ángel (Fer Niño, m.60).

Goles: 0-1, m.32: Gol de Ángel, con un remate ajustado desde dentro del área; 0-2, m.38, Diakhaby (p.p); 1-2, m.93: Guedes, de un disparo desde fuera del área; 2-2, m.98: Gayà, de remate dentro del área pequeña.

Árbitro: Del Cerro Grande (Comité madrileño)

T. Amarillas: Diakhaby, Kang In, Maxi Gómez, Wass, Oliván, Battaglia, Jason, Domènech y Jason.

T:Rojas: Kang In (m.54), Battaglia (m.98)

Compartir el artículo

stats