Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Son Moix marca las distancias

El Alcorcón, próximo rival del domingo, es el cuarto equipo de la categoría que menos encaja como visitante con 16 goles

Dani Rodríguez conduce el balón durante el partido ante el Lugo disputado en Son Moix.

Dani Rodríguez conduce el balón durante el partido ante el Lugo disputado en Son Moix. Guillem Bosch

El Mallorca quiere hacer valer en Son Moix su condición de favorito ante equipos de la parte baja. Los bermellones se han enfrentado hasta el momento a seis conjuntos de la zona pantanosa de la tabla, con un balance de cinco victorias –Sabadell, Logroñés, Castellón, Cartagena y Lugo– y un empate, ante el Albacete. La importancia de exhibir fortaleza como local cobra relevancia ahora que los siguientes en visitar en la isla son el Alcorcón, este domingo, inmerso de lleno en la pelea por eludir el descenso, y el Zaragoza, el día 24, que está situado tan solo tres puntos por encima de la línea de corte que marca la permanencia.

Los rojillos deben agarrarse a su fiabilidad. El Sabadell visitó Son Moix en la jornada 3 y fue la primera victoria de la temporada del Mallorca tras una derrota y un empate. Eso sí, muy trabajada y que no llegó hasta los minutos finales, gracias a un gol creado por Stoichkov (antes de que se marchara al conjunto arlequinado) y ejecutado por Dani Rodríguez.

El Albacete, actual colista de la tabla y que puede jugar un papel muy importante en un posible ascenso del Mallorca este fin de semana al enfrentarse al Almería, fue el único que consiguió no irse de vacío, amparado en un gran Tomeu Nadal, que desbarató un carrusel de ocasiones bermellones, incluido un penalti detenido a Salva Sevilla.

Logroñés y Castellón fueron las siguientes víctimas. Con el Mallorca como una moto y anotando registros de imbatibilidad en Liga, lograron su mayor goleada del curso ante el conjunto riojano (4-0, con tanto histórico de Luka Romero incluido) y 3-1 ante el Castellón, en un alarde de buen juego y que se recuerda por la excepcional jugada del 2-0, con combinaciones vertiginosas y tacones incluidos. Luego tocó vencer al Cartagena, que poco o nada tenía que ver con el de la primera vuelta al ser renovado en el mercado de invierno, en un momento en el que al Mallorca ya no le salían tan bien las cosas. Y por último el Lugo, un triunfo vital tras empezar a tambalearse como visitante.

A pesar de que los de Luis García han mostrado durante buena parte de la temporada una imagen más sólida a domicilio que como local, a la hora de medirse en Son Moix a equipos con el agua al cuello no han vacilado y han sabido sacar adelante los encuentros. Pero es obvio que el momento de la temporada en el que se enfrentó a la mayoría de ellos no es equiparable a la situación actual de la Liga. Exceptuando el choque ante el Lugo o Cartagena, ya en la segunda vuelta y con los objetivos de cada uno definidos, el resto fueron en la primera vuelta, cuando las urgencias en la tabla eran mucho menores.

Pero ahora el cuento es otro y todos los equipos, excepto el Espanyol, tienen todavía objetivos en juego. El Alcorcón, que nunca ha ganado en Son Moix en sus cinco visitas anteriores (cuatro derrotas y un empate) atraviesa una racha positiva –ha sumado 10 de los últimos 15 puntos en juego– que le ha permitido salir del descenso y una estadística a su favor: tras Espanyol, Mallorca y Sporting, es el equipo que menos encaja a domicilio (16), prueba de la dificultad para batirles. Eso sí, también es de lo que menos anota, con solo doce goles.

La próxima parada en Son Moix será el Zaragoza, que podría tener la permanencia ya encaminada, aunque por entonces, si se cumplen los mejores pronósticos, el Mallorca ya será equipo de Primera.

16 puntos de 18 posibles

El Mallorca ha funcionado como un reloj al medirse a los equipos más necesitados de la Liga. Los rojillos, en seis partidos, han conseguido 16 puntos de 18, anotado doce goles y encajado solo dos.

Compartir el artículo

stats