Lletra menuda | Can Morató, una inundación por desuso y abandono

Recreación del proyecto de reforma de la fábrica que pretende ejecutar Caixa Colonya.

Recreación del proyecto de reforma de la fábrica que pretende ejecutar Caixa Colonya. / DM

Llorenç Riera

Llorenç Riera

La iniciativa privada, aunque sea con interés público y la Administración acostumbran a ser socios mal avenidos. Tienen excesiva facilidad por introducirse en un callejón de difícil o imposible salida. Es el déficit de sentido práctico y la sobreabundancia de burocracias y tecnicismos precocinados con aditivos de insensibilidad. El caso de la antigua fábrica textil de Can Morató, en Pollença, vuelve a demostrarlo. Un edificio en ruinas, catalogado desde 2002 y en desuso desde 1967 que Caixa Colonya quiere resucitar como sede social, pero no recibe la autorización de transformación, por parte de la dirección general de Recursos Hídricos, porque está en una zona susceptible de ser inundada por las crecidas del torrente de Sant Jordi. ¿Qué hacemos entonces? ¿Dejamos que sufra otra inundación más lesiva, la del eterno desuso y abandono? Otra cosa sería si se tratara de la autorización de un edificio de nueva planta en el mismo lugar pero, vistas las condiciones y legado de Can Morató, lo lógico, lo responsable, es tenderle el salvavidas de la recuperación. Recursos Hídricos niega al proyecto la condición de reparación aferrándose a que solo se contempla la conservación de los muros de la fachada y sugiere que un nuevo destino debe garantizar el veto a las aglomeraciones en el lugar. Falta conocer la reacción de la propiedad y si la caja de ahorros y la Fundació Guillem Cifre de Colonya están dispuestas a reconducir su proyecto. De todos modos, lo razonable es pensar que ante el riesgo o evidencia de torrentada se desconvocará cualquier acto que pudiera estar anunciado en Can Morató. La posible alteración meteorológica no puede imponerse a la inundación permanente por abandono.