Energía verde

El Govern: «Los técnicos deben trabajar sin presión política en la planta de hidrógeno de Lloseta»

El conseller Sáenz de San Pedro visita las instalaciones de Lloseta pero por prudencia evita dar una fecha: «No quiero comprometer a los expertos. El objetivo es que funcione cuanto antes»

Rosa Ferriol

La planta de hidrógeno de Lloseta continúa sin funcionar. Con la llegada del PP al Govern, ha salido a la luz que la primera planta de hidrógeno renovable en territorio español y la primera en el sur de Europa contaba con un fallo que venía de fábrica. «Se ocultó que no funcionaba», criticó el mes pasado la presidenta Marga Prohens. Este martes, el conseller de Empresa, Ocupación y Energía, Alejandro Sáenz de San Pedro, se trasladó a las instalaciones para reunirse con los responsables del Consorcio. El conseller no quiso responder a la «gran pregunta» que todo el mundo se hace sobre cuándo se pondrá en funcionamiento tras conocerse la avería que impide generar hidrógeno verde. «El objetivo es que funcione lo antes posible», insistió pero prefirió ser prudente. «No quiero comprometer ni al Govern ni a los técnicos dando una fecha. Precisamente es lo que ha pasado hasta ahora que con el anterior Ejecutivo de Armengol ha habido muchos eslóganes de sostenibilidad asegurando que este proyecto era una maravilla cuando todavía no estaba funcionando», reprochó. De todas maneras, Sáenz de San Pedro mostró el firme apoyo del Govern con este proyecto. «No podemos anunciar una fecha porque es lo que ha pasado hasta ahora y todas las previsiones se han roto. Prefiero ser prudente. No quiero que haya presión política y que los técnicos trabajen», sentenció.

«El Govern apoya este proyecto y el objetivo es que la producción de hidrógeno verde dé el propio producto a los distintos subproyectos como los autobuses públicos, la red privada de vehículos o el proyecto de hidroducto. «El objetivo es que funcione cuanto antes porque se ha invertido mucho dinero público», reconoció Sáenz de San Pedro.

Fallos

El conseller recordó que la planta no ha pasado el periodo de prueba de puesta en marcha. «Se detectaron fallos y se paró. Debemos ser prudentes, dejar trabajar a los técnicos y a las empresas del Consorcio que son de gran prestigio internacional y nacional. Posiblemente será en los próximos meses pero quiero huir de fijar fechas porque es una tecnología muy nueva. Debemos huir de anuncios que es lo que ha habido hasta ahora. Cuando llegamos al Govern nos encontramos con este proyecto fallido que había sido anunciado a bombo y platillo y nos hemos encontrado que no estaba produciendo porque no había pasado la primera fase de prueba», desgranó el conseller.

El electrolizador es el elemento variado, que es la parte fundamental de la instalación. «El corazón de todo este proyecto es el electrolizador, es una tecnología muy nueva y pionera que tiene una fase de puesta en marcha. Se anunció de manera precipitada que estaba funcionando y no era así», criticó el conseller tras reunirse con los técnicos en la planta de hidrógeno de Lloseta.

«El proyecto Power to Green Hydrogen Mallorca es estratégico para el Govern. Apostamos por las energías verdes, por la descarbonización y por la diversificación de la industria», reiteró el conseller que remarcó que la puesta en marcha de la planta es una «prioridad» de su departamento, por ello, desde julio mantienen conversaciones con el Consorcio para verificar que «todos los procesos del proyecto siguen adelante».

Cabe recordar que la planta de Lloseta fue inaugurada en marzo de 2022 pero no ha llegado a generar moléculas de hidrógeno verde. La previsión era llegar a las 300 toneladas anuales pero después de la fase de pruebas, la planta cesó la actividad.