El Govern aprueba el proyecto de hidroducto vinculado a Lloseta

El Ejecutivo declara la utilidad pública del canal que transportará el hidrógeno desde las cocheras de la EMT hasta la red de distribución de gas en Cas Tresorer

El objetivo es que esté listo a final de año

Una delegación de Finlandia se interesa por el proceso de generación de hidrógeno verde de la planta de Lloseta

Una delegación de Finlandia se interesa por el proceso de generación de hidrógeno verde de la planta de Lloseta

Andrés Martínez

Andrés Martínez

El Govern ha aprobado el proyecto del hidroducto, uno de los pilares fundamentales de la planta de hidrógeno de Lloseta, con el objetivo de inyectar hasta un 5% de este hidrógeno en la red de gas de la isla y conseguir una energía más sostenible con el medio ambiente. Así apareció reflejado el pasado sábado en la resolución del BOIB, por la cual se declaraba de utilidad pública la planificación presentada por la empresa Redexis. Un proyecto que tendrá un coste de 1.600.000 euros y se espera que esté listo para finales de este año.

El nuevo canal para transportar el hidrógeno, que tendrá una longitud de 2,7 kilómetros, no se construirá en la planta de Lloseta, sino en un área muy cercana a las cocheras de la EMT, donde se ubican los propios autobuses. De esta forma, el elemento químico será transportado hasta esta ubicación a través de camiones especializados. 

Una vez trasladado el hidrógeno a las cocheras de la EMT, el nuevo canal lo conducirá hasta las instalaciones de Redexis en Cas Tresorer, donde se encuentra el gasoducto que distribuye el gas por toda la isla.De esta forma, el objetivo es distribuir parte del hidrógeno producido en Lloseta y que este pueda ser utilizado por hoteles y grandes consumidores. No obstante, a pesar de la aprobación del Govern, el proyecto está temporalmente paralizado hasta que se resuelvan los problemas técnicos de la planta de Lloseta.

Expropiaciones

La aprobación de esta construcción ha traído consigo una serie de expropiaciones, tal y como recoge la propia resolución del Ejecutivo. En este sentido, hay 69 fincas que se han visto afectadas por la obra y algunos propietarios han llegado a presentar alegaciones. Sin embargo, desde la Conselleria de Empresa, Ocupación y Energía defendieron que los perjuicios de la obra serán mínimos y por parte de los técnicos han estudiado todos los casos. De hecho, el proyecto ha sufrido varias modificaciones a raíz de este tipo de quejas.

Por otro lado, cabe recordar que este será uno de los primeros hidroductos de España por el que circule cien por cien hidrógeno «verde». El hidrógeno se inyectará posteriormente en la red de gasoductos de Mallorca desde Cas Tresorer, desde el gasoducto «Sanson» Sant Joan de Déu Cas Tresorer Son Reus, que pertenece a la red de infraestructuras de Redexis en Mallorca y que forma parte de los 1.200 kilómetros de redes que tiene la compañía en la isla y que servirán para distribuir el hidrógeno a los consumidores.

El consejero delegado de Redexis, Fidel López Soria,expresó su «firme compromiso con el impulso y avance real de la transición energética», por medio de «las infraestructuras sostenibles y más fundamentales para la distribución del hidrógeno verde, realizando de forma pionera una infraestructura necesaria que permitirá al sector residencial, terciario e industrial de la isla utilizar una energía 100 % renovable, en un proyecto encaminado hacia una sociedad más eficiente y sostenible». 

La construcción del hidroducto se enmarca en el proyecto de subvención europea «Green Hysland», conformado por más de 30 organizaciones, empresas y centros tecnológicos, entre los que se incluye Enagás, Acciona y Cemex. El objetivo es que a finales de 2023 se pueda poner en marcha el hidroducto.