El alcalde de Calvià, Juan Antonio Amengual (PP): «Estudiamos que las playas tengan servicios durante todo el año»

Amengual plantea el compromiso de bajar un 10% el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) a lo largo de esta legislatura

Juan Antonio Amengual, en su despacho de alcaldía en Calvià vila. |  JUAN LUIS IGLESIAS

Juan Antonio Amengual, en su despacho de alcaldía en Calvià vila. | JUAN LUIS IGLESIAS / i.moure. calvià vila

Iñaki Moure

Iñaki Moure

¿Cuál ha sido su primera decisión al entrar en este despacho de alcaldía?

Lo que ya dije: solicitar una auditoría al teniente de alcalde que lleva el departamento Economía para, a partir de ahí, tener una fotografía de la situación de las cuentas, de cómo están los proyectos. No sólo económica sino jurídica, cómo están los expedientes, de funcionamiento del Ayuntamiento. Nos ha sobrevenido lo de organización de las fiestas, hay diversos actos programados. Hay un municipio que está muy activo y cogemos el relevo que nos han dejado.

El día de su investidura, estuvo uno de sus antecesores en el cargo, Carlos Delgado. ¿Le dio algún consejo?

No, me felicitó y me animó a hacerlo muy bien y a trabajar. Fue una felicitación cortés. Lo conozco de antes y fue muy agradable. También pude hablar con Margarita Nájera.

De ser un desconocido en política hasta hace unos meses a dirigir el segundo municipio más importante de Balears, con un presupuesto de casi 100 millones de euros. Lo suyo da para argumento de serie de Netflix, estilo ‘Alcalde por sorpresa’ o algo así.

Perdone, pero no ha sido tan sorpresa. Han sido ocho meses de intensidad enorme, de patear todo el municipio. Ha sido un trabajo muy intenso desde que me animaron a ser el candidato. No ha sido un trabajo gratuito. Hemos hecho equipo. En la calle, ya veíamos a gente defraudada con el gobierno de Francina Armengol y Alfonso Rodríguez. Hemos recogido sus quejas para darles solución vía nuestro programa electoral.

Usted se ha dedicado profesionalmente al turismo durante toda su vida laboral, a diferencia de los anteriores alcaldes de Calvià. ¿En qué puede beneficiar eso a su gestión política como alcalde?He sido gestor de hoteles con presupuestos muy importantes. Se trata de analizar, programar y tener una mecánica de trabajo que te permite analizar, valorar y hacer que los diferentes engranajes funcionen. Qué vamos a hacer para mejorar ingresos, reducir gastos... Como primera medida que hemos hecho, hemos visitado todas las dependencias, área por área. Hemos saludado a todo el mundo, dándoles la confianza que quiero que sientan. Venimos para trabajar por los ciudadanos de Calvià.Habla de un Calvià abierto los 365 días del año. Si en los últimos 30 años a cada vecino le hubiesen dado un euro cada vez que alguno de sus alcaldes ha prometido algo así, ahora todos serían millonarios…

La diferencia es que el alcalde, en este caso yo, me considero experto en turismo. Es un reto alcanzable. He hablado con muchos sectores y todo el mundo está muy ilusionado con este proyecto. Que Calvià abra todo el año para que la gente trabaje todo el año y no dependa de la administración. Tengo claro que será difícil, pero estudiamos que las playas estén con servicios todo el año. Si las playas funcionan, significa que hay servicio, limpieza, mantenimiento, nuestras playas son nuestros parques. Vamos a trabajar para que haya wifi, servicios para que la gente disfrute… Calvià tiene retos que afrontar y ha llegado la hora de hacerlo. Vamos a trabajar sobre todo en el tridente de cultura, deporte y turismo.

Su gran apuesta es una piscina olímpica en Magaluf para atraer clubes nacionales e internacionales a entrenar. ¿Se ha planteado posibles ubicaciones?Lo estamos estudiando. En mi mente está toda la zona deportiva de Magaluf, pero no es la única alternativa. Me falta revisar el plan general, ver qué suelo tenemos. Será una piscina exterior de 50 metros climatizada con sistemas de máxima sostenibilidad, un lugar para que vecinos y los que quieran entrenar tengan un lugar de desarrollo.Quiere bajar impuestos y tasas. ¿Se ha planteado cuáles y cómo lo hará?

Hemos constatado que hay muchas tasas que son obsoletas, que se pueden reducir o eliminar. La principal reducción será la del IBI, hasta el 10%. Vamos a ver cómo lo reducimos, de forma progresiva, porque desde el Ayuntamiento tenemos que visualizar la situación económica. Es un compromiso para los cuatro años.

Una bajada del tipo del IBI beneficiaría sobre todo a las propiedades más caras.

Vamos a gobernar para todos. Queremos ser el Ayuntamiento para todos. En cualquier caso, es una decisión para todos. No queremos excluir ni por arriba por abajo.

En el pleno de investidura, el portavoz socialista, Alfonso Rodríguez, hizo al respecto una reflexión pertinente. Si se deja de ingresar ese dinero procedente de impuestos, tendrá que haber recortes, ¿no? En tal caso, ¿dónde se aplicarán?

No es así. Es un tema de optimización. Vamos a ser más eficientes en la gestión. Habrá márgenes de mejora. No venimos a hacer recortes. La idea es no dar peces, sino ayudarles a tener la caña para ir a pescar. La gente necesita que le ayudemos a no depender de la administración. A la gente que está peor hay que ayudarla, pero también ayudarles a que tengan su propio futuro y que no seamos nosotros su último recurso.

Le quiero plantear a continuación lo siguiente. Yo le menciono proyectos que pusieron en marcha los socialistas, pero que están pendientes de ejecución en Calvià y usted me dice cómo los ve, si le gustan, si los cambiará, si quedarán en un cajón...

De acuerdo.

La reforma del paseo litoral de Magaluf.

Claro, lo haremos sin duda. Estamos a favor de mejoras en áreas turísticas maduras.

La reforma del Bulevar de Peguera.

El mismo caso que el anterior.

La reforma de la avenida Jaume I de Santa Ponça.

También. Y el nuevo centro de formación profesional, igual. Lo vamos a apoyar al máximo, cómo no.

El ecobarrio de viviendas sociales de la urbanización Galatzó, en el famoso ‘triángulo’ de Son Bugadelles.

Todo lo relativo al plan general lo vamos a revisar. Lo que sea salvable lo salvaremos siguiendo nuestros criterios. La idea es paralizar el plan general, revisarlo y rehacerlo. También queremos facilitar al máximo la vivienda a la gente. En este caso, me consta que hay vecinos que están en contra pero hay que estudiarlo, hay que ver qué alternativas existen.

La expropiación del Fortí d’Illetes para crear un gran parque público, con un posible centro de interpretación de la memoria histórica.

En este caso, conozco la zona. Debe estudiarse y tomar la mejor decisión. Expropiar cuesta mucho dinero. Se trata de valorarlo.

Se le ve con muy buen ‘feeling’ con sus socios de gobierno de Vox. Ya sabe que en las coaliciones políticas y en las relaciones de pareja la primera fase es la mejor. Sólo se ve lo mejor del otro.

Partimos de la base de una relación de confianza absoluta. Si las cosas acaban como empiezan, en este caso acabaremos genial. Hay talante de hablar, de dialogar, uno no es más que el otro. Trabajamos con humildad y prudencia y con ganas de hacer las cosas bien.

¿No le puede poner en un aprieto que Vox lleve Igualdad? Lo digo porque es conocida su postura de rechazar el concepto de violencia machista.

Vox lleva Igualdad pero en cualquier caso es un área en que van a mirar de valorar cómo se hacen las cosas. No vienen a hacer grandes cambios, sino a trabajar con mucha humildad y ganas de colaborar con todo el mundo. No creo que haya problemas. Déjeme en este punto que haga una mención especial para nuestros mayores. Queremos trabajar contra la brecha digital y la soledad. Queremos llevar esta parte social para que la gente se sienta partícipe de una sociedad y de municipio tenga mucho espacio.

¿Hay que esperar algún cambio en políticas sociales? En el pleno de investidura, la nueva primera teniente de alcalde, Esperanza Catalá, de Vox, dijo: «Las políticas sociales deben ser plenamente controladas y justificadas. No favoreciendo a unos por encima de los otros».

La idea que tiene Esperanza es no dejar a nadie atrás. Que vamos a gobernar para todos.

Ayer, estuve buscando precios de pisos de alquiler en Calvià. Lo más barato que encontré es uno de 700 euros al mes en un edificio degradado de Santa Ponça. Tiene una superficie de 31 metros cuadrados y se compone de salón-comedor-cocina-dormitorio, un baño y miniterraza. No le descubro nada nuevo si le digo que acceder a una vivienda en Calvià es una odisea. ¿Cuál es su planteamiento en el tema de la vivienda?

Hemos hecho un programa en que la vivienda tiene una importancia vital. Desde PP y Vox, queremos facilitar que la gente tenga derecho a una vivienda digna y con un precio razonable. Que la gente que viene a vivir y trabajar lo pueda hacer en condiciones óptimas. Apostamos por vivienda a precio tasado para que no haya especulación en nuevas promociones. Que la vivienda no sea sólo VPO, que haya vivienda para todos los niveles, para todo el mundo. Queremos ayudar a promotores, que consideren las circunstancias del mercado. La fórmula del alquiler con opción de compra será uno de los modelos que queremos implantar. Hay que ver cómo se plantea a nivel jurídico. Esta fórmula ayudará a reducir la morosidad, a que las viviendas estén mucho más cuidadas, a que la gente lo verá más como inversión. Fomentaremos así más la cultura del ahorro, del esfuerzo... Queremos un futuro para todos y que la gente joven recupere su posicionamiento, que ahora no puede.

Me imagino que ahora el PP de Calvià debe de ser una balsa de aceite. Todo paz. No hay mejor bálsamo que una victoria electoral para un partido político. Incluso se pueden plantear volver a convocar la junta local, que lleva años en el limbo.

A nivel de PP, en septiembre formalizaremos la junta. La idea es refundar el partido, hacerlo muy fuerte. Hay mucha gente afín a nosotros que se han sentido huérfanos del PP en Calvià. Queremos recuperar la energía. Es un trabajo más fácil desde el gobierno, no le digo que no. Es una gran labor que tenemos por delante.