Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agricultura

La campaña de la aceituna en la Serra, a un paso de irse al traste por la sequía

La cooperativa Sant Bartomeu de Sóller lamenta que la desecación del árbol ha aumentado en las últimas semanas

Una imagen de la recolección de olivas en la Serra de Tramuntana. Lydia E. Larrey

La falta de lluvias pone en peligro la campaña de la aceituna de este año en la Serra de Tramuntana. Así lo ha reconocido el presidente de la cooperativa agrícola Sant Bartomeu, que ha apuntado como en las últimas semanas la ya de por sí escasa producción de aceituna ha sufrido un proceso de desecación en el árbol por falta de agua y exceso de calor.

Miquel Gual ha apuntado que en olivares de la Serra se ha constatado cómo las olivas «se han ido arrugando como consecuencia del tiempo adverso de este verano», un hecho que «si no llueve puede acabar con gran parte de la producción». 

El proceso de desecación de las aceitunas se ha producido como consecuencia de la falta de lluvias y el elevado calor de este verano que han causado un estrés término e hídrico al cultivo de los olivos en la Serra. 

Según Gual, este fenómeno de desecación del fruto es consecuencia del hecho de que «el árbol necesite agua para sobrevivir y ante su falta el olivo la ha ido captando de su fruto». Con todo, para Miquel Gual, «la temporada de recolección pinta muy mal si no llueve» de forma que «los olivos puedan recuperarse antes de que se recojan las aceitunas».

Esta situación ha hecho que la campaña de recolección del fruto no tenga fecha de inicio en la actualidad. «Otros años por estas fechas ya estábamos preparando para cosechar las primeras aceitunas», apunta Gual, pero «en este es imposible concretar cuándo dará comienzo una campaña que ya de por sí se espera que sea muy escasa». 

Pero la situación todavía se puede agravar «si no llueve, ya que después de arrugarse la aceituna lo que suele ocurrir es que el fruto acabe por caer del árbol» y no puede aprovecharse ni para comercializar ni para producir aceite. 

Por este motivo, Miquel Gual mira al cielo con preocupación a la espera de que se registren precipitaciones con las que se pueda poner fin a la pesadilla de los productores de aceituna de la Serra de Tramuntana. Está en juego la producción de la aceituna de mesa (en las variantes trencada, verde entera y negra) así como la de producción de aceite de la temporada. La producción de los primeros litros de este preciado líquido quedará a expensas de la climatología.

En un año considerado normal la campaña de producción de aceite de oliva suele arrancar en la primera quincena del mes de octubre, pero la excepcional situación de este año hace que la cooperativa no tenga todavía demasiado claro cuándo podrá hacerlo y todo quedará a expensas de la evolución de la climatología.

Por tercer año consecutivo, los productores de aceite de Mallorca esperan una escasa producción debido al estrés térmico que han sufrido los árboles en los últimos meses.

Precio superior

La producción de aceituna volverá a ser mala por tercer año consecutivo como consecuencia de la sequía que ha afectado el cultivo del olivar, especialmente en la Serra de Tramuntana. Pese a que se espera una menor producción, el precio que ha fijado la Denominación de Origen Oli de Mallorca será superior al del año pasado.

Así lo ha confirmado el presidente de la cooperativa agrícola Sant Bartomeu de Sóller, que ha explicado que para la campaña de recolección de aceituna para destinarla al consumo de mesa se pagará a 2,5 euros el kilo, lo que representará para el productor 20 céntimos más que en la anterior campaña. 

No obstante, solo percibirán esta cuantía económica los agricultores que presenten ante las cooperativas un producto que se adecue totalmente a los requisitos de calidad que establece la Denominación de Origen. Cuanta peor sea la calidad de la aceituna verde, menor será el precio que finalmente se pagará por él en el mercado.

Compartir el artículo

stats