Vecinos de Son Puça han expresado su malestar al ayuntamiento de Sóller por el hedor que proviene de la planta de depuración de aguas residuales, un motivo que servirá al municipio para reclamar nuevamente ante el Govern balear medidas para acabar con esa problemática que se repite periódicamente.

Residentes de la zona se reunieron con el alcalde accidental, Carlos Darder, y el concejal de Agricultura, Sebastià Aguiló, a los que manifestaron su malestar por las emanaciones de malos olores de la depuradora que deben soportar durante el verano, una época en la que el calor hace que muchos residentes tengan puertas y ventanas abiertas para refrescarse. La situación hace que tengan que estar todo el día sin poder ventilar sus viviendas.

Desde el Ayuntamiento, Sebastià Aguiló recordó que este problema se repite cada año señalando que a los malos olores del verano se le suma el hedor que provoca el tratamiento de los alpechines de las almazaras de Sóller. Aguiló reclamará al alcalde la convocatoria de la comisión de seguimiento permanente de la depuradora para analizar la problemática denunciada por los residentes y también reclamará otra reunión con responsables de la Conselleria de Medio Ambiente y de la Agencia de la Calidad del Agua (Abaqua), responsable de la gestión de las depuradoras de Mallorca, para hacerles llegar la indignación vecinal.

«Se ríen de nosotros»

El concejal de Agricultura no ocultó su malestar con el Govern y el funcionamiento de la depuradora de Sóller «porque siempre que protestamos nos dicen que la depuradora funciona bien y que la planta de Sóller cumple con todos los parámetros ambientales». Sin embargo, Aguiló no tuvo pelos en la lengua a la hora de afirmar que «se ríen de nosotros», en relación a la actitud de los responsables de la Abaqua en relación a las quejas que se han hecho llegar hasta ahora sobre la depuradora de Sóller.

A pesar de esta situación el concejal aseguró que «si no conseguimos acabar con el hedor, buscaremos otro sistema para que nos escuchen».