Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calvià

Instalan pantallas acústicas en la Ma-1 contra el ruido que sufren 70 familias de Son Caliu

Las protecciones se colocan desde este martes en el carril de incorporación a la autovía en Palmanova, una actuación que durará cuatro meses

Este martes han empezado a instalarse las pantallas acústicas. Juan Luis Iglesias

El departamento insular de Movilidad e Infraestructuras empezó este martes a instalar las pantallas acústicas en el carril de incorporación a la Ma-1 en Palmanova, con el objetivo de reducir la contaminación acústica que sufren unas 70 familias que viven en Son Caliu.

El número de decibelios que soportan de día y de noche es superior a los estándares que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS), según reconoció el conseller Iván Sevillano, quien destacó que ésta era una «intervención prioritaria para mejorar las condiciones de vida de los vecinos y vecinas».

Sevillano hizo estas declaraciones durante una visita con motivo del inicio de las obras, en la que estuvo acompañado por la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, y el alcalde de Calvià, Alfonso Rodríguez Badal, entre otros cargos políticos. El conseller detalló que, actualmente, los niveles de ruidos que sufren los residentes superan los 70 decibelios en horario diurna y los 60 en horario nocturno, cuando la OMS aconseja 65 y 55, respectivamente. Con esta actuación de mejora, agregó, se bajará unos 15 decibelios.

Rodríguez Badal, por su parte, destacó que ésta era una obra «muy reclamada por los vecinos». «Esta inversión es una buena noticia y nos recuerda que la pelea que tenemos que afrontar por mejorar la calidad de vida de los vecinos es una constante», dijo. Cladera, siguiendo esa misma línea, subrayó que se da respuesta a una demanda vecinal e indicó que la obra durará cuatro meses «como mucho». 

Según informó la institución insular, las pantallas se instalarán entre perfiles metálicos, dispuestos cada cuatro metros. Se colocarán a lo largo de 172 metros, en una actuación que cuenta con un presupuesto de 152.158 euros. Sevillano detalló que el tráfico no se verá afectado por los trabajos en esta vía, salvo algún corte puntual por necesidades concretas, «durante unos minutos o unas horas». 

«Miraremos eso sí que [mientras duren las obras] el carril de incorporación tenga una velocidad más reducida», manifestó el conseller insular, quien recordó la alta intensidad de tráfico de este carril, por donde pasan 13.000 vehículos; una intensidad comparable a la de carreteras como la que une Inca y Sineu.

Compartir el artículo

stats