Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Son Torrella, la gestión sostenible de una finca de la Serra de Tramuntana

La entidad Tramuntana XXI impulsa un programa piloto basado en la conservación, la educación ambiental y la investigación

Son Torrella, la gestión sostenible de una finca de la Serra de Tramuntana CIM

La finca de Son Torrella ocupa un extenso territorio de 440 hectáreas a los pies del Puig Major. Propiedad de la familia Zayas, la finca está gestionada por la Associació Tramuntana XXI y es objeto de un programa piloto de la entidad de gestión sostenible de una finca rural basada en tres ejes: la conservación, la educación ambiental y la investigación con el fin de convertirse en un auténtico laboratorio de conservación del patrimonio natural y cultura de la zona.

Son Torrella, la gestión sostenible de una finca de la Serra de Tramuntana

Desde Tramuntana XXI, Joan Juan detalla que la familia propietaria tiene claro que Son Torrella no puede ser un «legado familiar, debe ser partícipe del cambio de rumbo en la gestión de las fincas de la Tramuntana, unas fincas que tienen un problema común que es la falta de rentabilidad». Por ello, la propietaria Inmaculada Zayas confiesa que su idea es que se conserve como espacio natural como llevamos haciendo en los últimos 60 años. Así, Zayas detalla que su intención es crear una aula y que las casas sean un elemento de rendimiento. Hay que buscar medios para invertir dinero en la finca para conservarla. “No se puede conservar desde el romanticismo”, admite Juan, que detalla que se deben explorar distintas “vías para obtener recursos que se puedan reinvertir en la finca en su totalidad”. “La voluntad no es lucrase, es cubrir los gastos y sacar adelante un proyecto de interés general que puede servir de inspiración al resto de fincas de la Tramuntana. Queremos fomentar las visitas desde el punto educativo para que conozcan la finca. Crear un material didáctico, habilitar un espacio e ir avanzando poco a poco”, desgrana el responsable de la finca de Tramuntana XXI.

Son Torrella, la gestión sostenible de una finca de la Serra de Tramuntana CIM

Y es que la intención es abrir la finca tanto a escolares como a grupos para divulgar los valores naturales y culturales de Son Torrella. Además, Zayas quiere habilitar un espacio para crear una aula de natura, donde haya una exposición permanente pero donde también los visitantes puedan trabajar aspectos relacionados con la conservación. Además, avanza Juan, quiere dar un uso a las casas, ya sea de alquiler como de participación de actividades científicas. “Miramos distintas fórmulas como el ecoturismo o crear visitas”, puntualiza. “La intención es que lo que se impulse en Son Torrella sirve de ejemplo para el resto de fincas de la Tramuntana. Así, intenta abrir distintas líneas de acción para que el resto le sigan los pasos. Hay que poner voluntad e imaginación para la conservación del espacio”, resume Juan, que este martes han explicado su proyecto a la presidenta del Consell, Catalina Cladera, que ha visitado la finca junto a la consellera insular de Territori, Maria Antònia Garcias. Cladera ha asegurado que “esta tarea de conservación e investigación permitirá garantizar el futuro de la Serra” y no ha dudado en estudiar fórmulas para desde el Consorcio de la Serra de Tramuntana pueda ayudar a convertir la finca en un centro pionero.

Compartir el artículo

stats