Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Infraestructuras eléctricas

Frente común en Alcúdia contra la entrada del segundo cable eléctrico por la Victòria

Todos los partidos del Ayuntamiento se unen para expresar su rechazo a un trazado desde la península que afectaría de lleno a la «joya natural» del municipio y recorrería once kilómetros por tierra hasta Es Murterar

Los miembros de la corporación, durante la rueda de prensa de este jueves en Alcúdia.

La corporación de Alcúdia ha convocado este jueves una rueda de prensa en la que han estado presentes los portavoces de los ocho partidos con representación municipal para manifestar públicamente el rechazo frontal del municipio a la entrada del segundo cable de alta tensión entre la península y Mallorca por la zona montañosa de la Victòria por su elevado impacto ambiental y paisajístico y exigir que se tenga en cuenta al ayuntamiento de Alcúdia a la hora de adoptar la decisión final sobre el trazado del cable eléctrico.

El refuerzo de la interconexión con la península, a través de un segundo cable submarino, es la intervención más importante del Plan de Desarrollo de la Red de Transporte de Energía Eléctrica aprobado el martes por el Consejo de Ministros. Consiste en una interconexión en corriente continua entre las subestaciones de Fadrell (Castellón) y la de Sant Martí (Mallorca). Será un enlace bipolar de 2x200 MW de capacidad, con una extensión estimada de 389 kilómetros submarinos y 16 kilómetros terrestres (once en Mallorca y cinco en Castellón) y con una profundidad máxima de 1.613 metros.

A pesar de que el trazado final del cable todavía no se ha decidido, el Ayuntamiento ha querido adelantar su posicionamiento porque tiene «indicios» de que la alternativa más probable es la que llega a Mallorca por s’Illot de la Victòria y recorre once kilómetros de forma soterrada hasta llegar a la central de Es Murterar, un trazado que «no es viable» en el municipio. Existen otras tres posibilidades que «reducirían el impacto que generaría el cable sobre el municipio», según la alcaldesa Bàrbara Rebassa, aunque podrían afectar a las praderas de posidonia y todas ellas están pendientes todavía de los correspondientes estudios ambientales. «Estaremos muy vigilantes», ha apuntado Rebassa, quien ha recordado que el Ayuntamiento ya «manifestó un no rotundo» a este trazado en las diferentes reuniones políticas y técnicas que se han celebrado sobre este proyecto. «Queremos estar en todas las reuniones», ha indicado la alcaldesa.

La corporación está totalmente en contra de la opción de la Victòria. «Queremos proteger nuestra joya natural y defender a los 20.600 habitantes de nuestro territorio», ha señalado. El Ayuntamiento «no consentirá de ninguna manera» que el cable «entre por una zona tan sensible y protegida y tan querida y sentida por los ‘alcudiencs’ y ‘alcudienques’».

Para manifestar su rechazo, el Ayuntamiento solicitará reuniones con el Govern, el Consell y Red Eléctrica. «Y si es necesario pediremos hora a la Ministra», ha añadido Rebassa. El Consistorio teme que el gobierno central tome una decisión sin tener en cuenta la opinión del municipio por donde entrará el cable eléctrico. «No queremos hechos consumados, queremos estar siempre en la toma de decisiones», ha reiterado la alcaldesa en nombre de toda la corporación municipal. Al mismo tiempo, ha querido dejar claro que Alcúdia «no se opone al cable» pero avisa que el Consistorio «dará los pasos necesarios para evitar este trazado que genera un impacto grandioso en nuestro territorio y nuestra gente».

En el año 2015, el municipio del Nord ya se movilizó de forma masiva contra la construcción por parte de Red Eléctrica de un cable de alta tensión soterrado entre las subestaciones de Sant Martí y Alcanada.

Compartir el artículo

stats