Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santanyí pide una actuación urgente en sus carreteras porque su desgaste irá a más

La alcaldesa avisa que la situación empeorará tras la temporada alta por la presión de tráfico que soportan

El Ayuntamiento pide aumentar la seguridad de la carretera a es Llombards. | M.P.

Las carreteras que discurren por el término municipal de Santanyí necesitan mà de mestre en cuanto al asfalto se refiere. En verano, estas vías soportan un importante volumen de tráfico, por ello, el desgaste irá a más tras la temporada alta. De hecho, así lo alerta un informe policial que remarca que el desgaste en el pavimento asfáltico requiere la actuación de los técnicos del departamento insular de Carreteras. El problema no es nuevo y hace tiempo que el Ayuntamiento reclama «una puesta a punto» de las carreteras de su municipio. Precisamente, uno lo corrobora al circular por ellas. Hay algunos tramos en los que el asfalto está tan desgastado que se ve a simple vista tal y como señalan los agentes policiales.

El ayuntamiento de Santanyí ha reclamado por escrito al departamento insular de Carreteras una «actuación urgente» en las vías que transcurren por su municipio, que engloba trece núcleos de población. En concreto, según el informe policial, se debe actuar en la MA-19 entre s’Alqueria Blanca y Portopetro entre el punto kilómetrico 55,4 y el 59,5; la MA-6100 que conecta Santanyí con es Llombards del punto kilométrico 1,8 al 2, y la MA-4013 de Calonge a Cala d’Or en el primer kilómetro.

La primera edil, Maria Pons, también recuerda que ha reiterado varias veces al conseller Iván Sevillano que consideren arreglar la vía que une Santanyí con es Llombards porque es una vía especialmente importante por la cantidad de coches que soporta, es muy estrecha y cuenta con muchas curvas consecutivas en algunos tramos. De hecho, es una vía que soporta mucho tráfico, sobre todo en los meses de verano, porque es la que conecta con ses Salines y la Colònia de Sant Jordi. «Es necesario mejorar su trazado para ganar seguridad», señala.

"La ronda salvará la vida de s'Alqueria Blanca porque la presión de tráfico es insoportable"

decoration

En el caso de s’Alqueria Blanca, la esperanza está puesta en la ronda que proyecta el Consell. La primera edil avanza que, según los cálculos de Carreteras, el proyecto definitivo estará antes de que acabe esta legislatura pero avanza que las obras de la rotonda proyectada en el cruce del Santuari de Consolació está previsto que empiecen este otoño. La primera edil explica que la Ronda tendrá unos cuatro kilómetros y unirá la rotonda en la altura del cruce del Santuari de Consolació con la que hay en s’Alqueria Blanca- Calonge.

Cruce donde se construirá la rotonda. | R.F.

Dicha ronda desviará el tráfico por fuera de s’Alqueria Blanca, ya que es uno de los puntos críticos debido a que sus viales interiores son tan estrechos que no pasan dos camiones a la vez y conlleva serias dificultades si un coche se topa con un autobús. «Dos coches no son problema», puntualiza. De hecho, un estudio de movilidad elaborado en 2017 especificó que en hora punta durante una hora circulaban más de mil coches mientras que a diario transitaban más de seis mil vehículos. «Los técnicos aseguran que hoy en día, la circulación de vehículos sería más densa», avisa Pons, que especifica que destina un policía fijo a regular el tráfico. «Al ser carretera, el Ayuntamiento no puede actuar. La idea de la ronda es que los vehículos pesados no puedan acceder a s’Alqueria Blanca», adelanta la alcaldesa, que sentencia un « la ronda nos salvará la vida porque la presión de tráfico es insoportable». Cabe especificar que se trata de una vía que soporta mucho tráfico de vehículos pesados ya que «es indispensable» pasar por s’Alqueria Blanca y Calonge para llegar a Cala d’Or, principal núcleo turístico del municipio.

De hecho, esta densidad de tráfico repercute en el día a día de los vecinos. En determinados puntos, las aceras como máximo miden dos palmos, por ello, ha habido más de un susto ya que algún que otro vecino se ha llevado un golpe de retrovisor. Otra de las peticiones municipales al Consell en lo que respeta a la ronda es un vial para peatones. «El Ayuntamiento asumiría uno y el Consell, otro para no dejar desconectada la ronda del pueblo. Así, s’Alqueria blanca tendría dos viales peatonales y para bicicletas, es decir, dos accesos para ir a la ronda», explica.

Compartir el artículo

stats