Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sath, historias que atrapan paredes

El artista ‘serverí’ es un auténtico comunicador visual y sus obras engalanan fachadas y muros en distintos puntos del planeta

Las historias de Sath decoran las paredes del patio de la Taberna Gallega, en Son Servera.

Las historias de Sath decoran las paredes del patio de la Taberna Gallega, en Son Servera. B. Capó

El artista serverí Sandro Thomàs quizás sea el artista local que tiene más obra a nivel internacional. Las obras de Sath están repartidas en muchos países, desde el continente americano, pasando por el viejo continente y acabando en el asiático. Como buen comunicador visual [que es como él mismo se define], sus obras cuentan historias a través de elementos figurativos, con un punto de surrealismo, rompiendo la típica imagen cotidiana. Saca de contexto una imagen para juntarla con otra, obteniendo así, un resultado totalmente diferente. Sus historias las plasma en lienzos, paredes, grandes muros, o fachadas de edificios. Es el lugar donde se siente más cómodo, aunque también trabaja el mundo comunicativo a través de la tecnología digital, ya que está formado en diseño gráfico.

Las historias de Sath decoran las paredes del patio de la Taberna Gallega, en Son Servera. B.CAPÓ

Sath es un autodidacta, que ha conseguido hacer una profesión de su pasión por el arte. Esto a su vez también le ha permitido viajar, su otra gran pasión y así su obra se encuentra repartida por diversos lugares del planeta. De su trabajo, reconoce, le motiva su creación, ya que cada proyecto es diferente del anterior y si no fuera así, seguramente se habría dedicado a otra cosa. Hace unos años, sus viajes le llevaron a Tailandia, allí, descubrió un país, donde se podía vivir bien económicamente, pero también, donde empezaba a instalarse gente con poder adquisitivo, por lo que se estableció durante casi cinco años. Allí conoció a artistas locales, con los que trabajó y le permitieron viajar a otros países, donde poder trabajar pintando. Lugares como Indonesia, Singapur, Canadá o Australia, en este último, acudió junto con unos amigos para decorar una cadena de restaurantes de cocina tailandesa.

El beso con mascarilla, un emblema de su arte. B.CAPÓ

En su estancia en el continente asiático estableció su residencia en Bangkok, se instaló en un estudio del barrio de Chinatown, donde trabajaba la obra para las galerías de la capital tailandesa. Pero también pintó mucha de su obra en diferentes lugares del país asiático. Durante casi un lustro, el artista estaba a medio camino de su casa en Cala Millor y su estudio en Bangkok, ya que pasaba parte del verano en Mallorca y el resto en Tailandia. Pasado este tiempo volvía a sa roqueta, con su esposa de origen francés que conoció en el país asiático y estableció definitivamente su residencia, primero cerca de la casa parental, pero actualmente se encuentra afincado en Alaró, donde reside con su hija de un año de edad.

Entre su obra se encuentran proyectos emblemáticos como ha sido el Somriu, un proyecto que se viene realizando con Aproscom Fundación, para la inserción de personas con discapacidad intelectual y que ha dejado las fachadas de casas de diferentes pueblos, pintadas con las caras de algunas de las persona con las que trabaja Aproscom. El proyecto se inicia en Son Servera, el año 2016 y se ha ido expandiendo por otros pueblos, como Capdepera, Artà, Manacor y Felanitx. El proyecto se encuentra actualmente parado a causa de la pandemia y a la espera de poderlo reprender. En este proyecto, también se realizaron talleres participativos, donde los jóvenes de Aproscom tuvieron la oportunidad de pintar y ayudar en su obra al artista, unos talleres con mucho éxito. También ha sido el autor del proyecto Color Millor, realizado para el Consorcio turístico de Cala Millor, donde su obra quedó plasmada en varios lugares de la zona turística que va desde Costa dels Pins a sa Coma. Antiguas casetas de luz, o de impulsores de agua, situadas generalmente en primera línea de la costa, quedaron integradas en el paisaje después de ser pintadas por el artista con elementos propios de la situación de cada una de ellas. Proyecto que está a la espera de en un futuro poderse trasladar a zonas de la costa, pero más de interior, como Son Carrió, Sant Llorenç o Son Servera. En este último, ha diseñado para el departamento de juventud del consistorio serverí, CIJgim, la versión serverina del juego de la Oca, a la que precedió el diseño de una peculiar baraja de cartas, con motivo de el 200 aniversario de la peste de 1820. Pero su creatividad no para y en su pueblo natal ya son muchos los rincones y obras dejadas por Sath, lo último el patio de la Taberna Gallega y el diseño del 30 aniversario de la televisión local. Su obra Gripe amorosa, que representa el beso con mascarilla de una pareja pintada en 2009 con motivo de la gripe A, se ha convertido en el último año en un emblema de su arte, ya que antes de la llegada a nuestro país de la covid-19 realizó una versión más actualizada, utilizando una mezcla de collage, acrílicos, spray o lápiz chino. Finalizó la nueva versión con la llegada de la actual pandemia, todo un presagio de lo que luego sería la utilización de la mascarilla.

Compartir el artículo

stats