Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Observadores del mar, las manos y ojos de los científicos

El GOB se suma al proyecto ‘Microplastic Watchers’; así, alumnos del CEIP S’Hort des Fassers de Alcúdia recogen muestras en la playa de Sant Joan para luego analizarlas

Observadores del mar, las manos y ojos de los científicos

Observadores del mar, las manos y ojos de los científicos

Pequeños observadores del mar. Alumnos de quinto y sexto de primaria del CEIP S’Hort des Fassers de Alcúdia se han convertido en los perfectos aliados de los científicos en la lucha contra los microplásticos en el medio marino. Y es que el GOB Mallorca y el GOB Menorca han emprendido muestreos en playas con tres centros educativos. Así, los alumnos y alumnas de Alcúdia peinarán una vez al mes la playa de Sant Joan en el Mal Pas. De hecho, ayer protagonizaron el primer análisis de la arena mientras que los dos centros de Menorca se centrarán en la playa de Son Bou en Alaior y la de Algaiarens, en Ciutadella.

Observadores del mar, las manos y ojos de los científicos

Así, las dos entidades se suman a la comunidad de Observadors del Mar a través de Microplastic Watchers, un proyecto de ciencia ciutadana marina. Su objetivo es recoger datos de la presencia y abundancia de microplásticos (partículas de menos de 5mm) y mesoplásticos (entre 5 y 25 mm) en el medio marino para trabajar en el diagnóstico y en la sensibilización de dicho problema global. El GEN-GOB de las Pitiüses forma parte de dicho programa desde 2017. «La contaminación marina por plásticos es un hecho cada vez más alarmante. Es urgente trabajar hacia un cambio. Microplastic Watchers nos permitirá trabajar a través de la educación ambiental y la ciencia ciudadana para lograr la transformación social y ecológica que necesitamos», defiende la responsable del departamento de educación ambiental del GOB, Victòria Llabrés. Así, remarca la importancia de que un proyecto de esta envergadura llegue a las aulas porque «los alumnos se sienten partícipes de un proyecto científico». Su trabajo sirve para los estudios científicos. Realmente, «son las manos y los ojos de los científicos». Además, añade, es importante tomar conciencia del problema que implica la presencia de microplásticos en el medio marino. De hecho, señala, hasta ayer ninguno de los alumnos se había fijado de que la cantidad de microplásticos en la arena es inmensa. «A partir de ahora, su misión será difundir la voz de alarma sobre la importancia de reducir la presencia de plásticos en nuestra vida», resume Llabrés.

Observadores del mar, las manos y ojos de los científicos

En la misma línea se pronuncia Gemma Agell, coordinadora de Microplastic Watchers: «Con los nuevos centros damos un paso más para acercar la ciencia a la sociedad y contribuir al pensamiento crítico basado en evidencias científicas».

Participan grupos estables de 15 a 20 alumnos. En total, habrá seis grupos en este proyecto. Una vez terminado el periodo escolar será el GOB quien continúe el proceso ya que, como mínimo, las muestras deben tomarse a lo largo de un año ya que el objetivo es hacer un seguimiento de las partículas que se encuentran en la arena de la playa elegida a lo largo de los meses. Para recoger las muestras se guían por el protocolo marcado por Observadors del mar. Los transectos se ubican siguiendo las líneas de la marea y se cogen muestras de arena en un cuadrado de 50 por 50 centímetros. Solo se recoge la parte más superficial de la arena y luego se analiza en el centro escolar. Aquí es cuando se retiran cada uno de los plásticos recogidos y los datos se introducen en la base de datos de la plataforma, además se envía el material para que la comunidad científica pueda avaluarlos.

Desde Observadors del Mar destacan que los datos generados supondrán un recurso incalculable para comprender la distribución costera de los residuos plásticos.

Compartir el artículo

stats