Fulgencio Coll a Jaime Martínez: «Esta reunión es una muestra de su debilidad»

El portavoz de Vox reprochó al alcalde que hubiese aceptado convocar la Junta de Portavoces a instancias del PSOE para templar los ánimos tras la salida de tono de Deudero

También le exigió «poner orden en los plenos» y «expulsar» a quien insulte

Fulgencio Coll interviene durante el pleno del pasado jueves.

Fulgencio Coll interviene durante el pleno del pasado jueves. / Manu Mielniezuk

Jaume Bauzà

Jaume Bauzà

Jaime Martínez sufrió dos tragos amargos el pasado jueves. El primero por la mañana, cuando el regidor Toni Deudero disparó la crispación en el pleno del Ayuntamiento de Palma al espetar a la portavoz de Més, Neus Truyol, «me gusta la fruta». El segundo ocurrió por la tarde, cuando durante la Junta de Portavoces que se convocó de urgencia fue la diana de los reproches de Fulgencio Coll, portavoz de Vox y socio en el equipo de gobierno municipal.

«Aceptar esta reunión es una muestra de su debilidad», reprochó Coll a Martínez, molesto porque el alcalde hubiera accedido a celebrar el encuentro, solicitado de urgencia por el PSOE, en lugar de esperar unos días. Al líder de Vox tampoco le gustó que el propio alcalde asistiera de manera presencial a la reunión sin tener la obligación de hacerlo.

Además de Martínez y de Coll, el encuentro convocado para tratar de templar los ánimos y evitar una escalada de la tensión también citó a la portavoz del PP, Belén Soto; a la portavoz del PSOE, Rosario Sánchez; a Lucía Muñoz, regidora de Podemos; y a la propia Truyol.

Pero Coll se guardaba algunos reproches más. Por ejemplo, cuando reclamó a Martínez más contundencia a la hora de «poner orden en los plenos y hacer callar a quien insulta». En este punto, llegó a pedir al alcalde que «expulse» de los plenos a cualquier regidor que utilice el insulto en sus intervenciones.

Las amonestaciones del portavoz de Vox no encontraron ninguna respuesta por parte del alcalde. Martínez optó por guardar silencio y tratar de llegar a un acuerdo entre todos los partidos para que no se vuelva a repetir un episodio como el sucedido por la mañana y que terminó con la izquierda abandonando la sala.

Responsabilidades compartidas

Pese a todo, la Junta de Portavoces no acabó con un saldo positivo. Hubo un reconocimiento de que existe un problema, pero la izquierda y la derecha se culparon mutuamente de ser los responsables. En este sentido, Coll acusó a Truyol de «llevar años crispando el pleno» al llamarles «fascistas». La portavoz de Més, por su parte, defendió que esa palabra «es una categoría como comunista o ecologista, no un insulto».

Por su parte la representante del PP, Belén Soto, argumentó que la responsabilidad de la crispación es de todos los partidos. Los ‘populares’ admiten en privado que las palabras de Deudero fueron muy desafortunadas, pero reclaman que también la izquierda asuma su papel en la tensión política que se ha apoderado de Cort.

El pleno del jueves terminó en bronca cuando Deudero cerró una intervención pronunciando «me gusta la fruta» dirigiéndose a Truyol. La frase fue popularizada por la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, después de ser sorprendida llamando «hijo de puta» a Pedro Sánchez durante su investidura en el Congreso de los Diputados.

Gerencia de Urbanismo

Més per Palma criticó ayer que el regidor Óscar Fidalgo anulara el Consejo de la Gerencia de Urbanismo que debía celebrarse hoy. «No es la primera vez que lo anulan por haber un festivo. Y luego dicen que hay que agilizar las licencias de obra», indicó Neus Truyol.