Se ha convertido en la novedad más llamativa, en el foco de atención del Paseo Mallorca donde levanta sus siete plantas en el número 15 de la céntrica calle de Palma y donde destaca por su doble piel de madera, una fachada vestida por lamas correderas que filtran la luz que reciben los interiores y otorgan al inmueble su singular aspecto exterior cambiante.

Se trata de un proyecto del estudio de arquitectura e interiorismo Ohlab que dirige Paloma Hernaiz y Jaime Oliver para la empresa Ramis Promociones, un edificio residencial que distribuye diez viviendas en sus espacios interiores, ocho de ellas de superficies que oscilan entre 100 y 180 metros cuadrados y dos áticos de 260 y 340 metros cuadrados, uno de ellos un dúplex con terraza ajardinada y piscina.

Según ha publicado el estudio de arquitectura e interiorismo Ohlab, el inmueble se ha construido siguiendo los estándares Passivhaus para conseguir una máxima eficiencia energética y una demanda de climatización lo más baja posible. De modo, asegura, que se reducen hasta en casi un 90% las necesidades de climatización y refrigeración respecto a una edificación convencional, convirtiéndose en una construcción con un coste energético muy bajo.

Amplia terraza con piscina José Hevia/Olhab

Dos tipos de fachada definen el exterior del edificio. La mencionada piel permeable de lamas de madera que filtra el sol jugando con luces y sombras en la zona de día de las viviendas. Y otra fachada más pétrea y sólida que protege los dormitorios pero cuya aspecto exterior reproduce también de forma muy suave sobre su superficie esas mismas líneas verticales, describe el estudio de arquitectura.

El primer tipo de envolvente está situado en el chaflán que da al Paseo Mallorca, la zona con mejores vistas y orientación solar y donde se distribuyen las zonas de día de cada una de las viviendas. En esta zona se proyecta una fachada doble con grandes acristalamientos para aprovechar las vistas y disfrutar del arbolado exterior. Esta fachada está protegida por una segunda piel sensible compuesta por paneles móviles de lamas de madera que bloquea el sol en verano, aprovecha el sol en invierno y actúa como transición entre la vivienda y su entorno. Se trata, según el estudio de arquitectura, de un velo orgánico, permeable y cambiante, reflejo exterior de su vida interior, un filtro solar modulador de luces y sombras, optimizado a partir de los estudios solares, que se adapta a las diferentes necesidades climatológicas y que encuentra sus raíces en la tradición de las pérgolas y persianas mallorquinas, lo que unido a una ventilación cruzada y un sistema de recuperación de calor es clave para proporcionar una máxima eficiencia energética al inmueble, subraya el estudio Ohlab.

Por otro lado, el segundo tipo de envolvente se sitúa en las zonas perimetrales, frente a las calles más tranquilas, Simó Ballester y Eivissa, donde se colocan las zonas de noche de las viviendas. Se trata de una fachada sólida que proporciona la hermeticidad necesaria y define el contenedor de las zonas privadas. Diferentes texturas y ritmos impresos encontrarán en su propia diversidad la unidad del conjunto. Un equilibrio material entre negativos y positivos creando un paisaje de envolventes con texturas cambiantes.

El edificio tiene la entrada y el acceso al parking que tiene la entrada y el acceso al aparcamiento en la calle Eivissa, se levanta en un terreno que ocupó un inmueble de estilo regionalista construido en el año 1949, una construcción para la que la Federación de Asociaciones de Vecinos solicitó al Ayuntamiento de Palma su protección en 2017.

Vista del nuevo edificio levantado en el número 15 de Paseo Mallorca, en Palma Miguel Vicens

Los dos áticos citados del edificio, situados en diferentes niveles, se convierten en auténticos refugios urbanos sobre la ciudad con terrazas ajardinadas y piscinas desde donde disfrutar de una panorámica de las cubiertas de Palma y paseo arbolado que jalona el cauce de sa Riera.

Los espacios interiores

El edificio cuenta con un patio interior con diferentes niveles y vegetación que conecta con las terrazas ajardinadas de las diferentes plantas. En el mismo eje vertical pero en el sótano destacan los espacios comunitarios de piscina, spa, gimnasio y vestuario.

En las viviendas y espacios interiores destacan las puertas macizas de nogal francés, los armarios de cedro, el roble seleccionado, los enlucidos tradicionales de cal en paredes y techos, los lavabos macizos de piedras locales o las piezas de bronce envejecido. Además, ha sido seleccionado en los premios Dezeen.

Premios y reconocimientos

Recién estrenado, el edificio diseñado por el estudio de arquitectura e interiorismo Ohlab ya ha ganado el premio Architecture MasterPrize 2022 al Mejor edificio residencial plurifamiliar y está nominado como finalista en los World Architecture Festival en las categorías de Mejor diseño interior, Mejor edificio residencial plurifamiliar y Mejor uso de madera certificada PEFC. Además, ha sido seleccionado en los premios Dezeen.