Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las habitaciones en pisos compartidos superan los 600 euros por la alta demanda

Los arrendamientos se dirigen sobre todo a trabajadores de temporada y en algunos casos se ofrecen dormitorios que superan los mil euros

El lujo inmobiliario también ha llegado a los pisos compartidos como este de calle Manacor. IDEALISTA

Alquilar una habitación solía ser un buen recurso para encontrar una vivienda asequible en Palma, un refugio para presupuestos más limitados a cambio de sacrificar intimidad. Sin embargo, la elevada demanda de arrendamientos este verano en Ciutat también ha inflado su precio y compartir piso puede resultar tan oneroso como arrendar uno entero. De este modo, se ha generalizado el alquiler de habitaciones por más de seiscientos euros.

La llegada de trabajadores para emplearse en una temporada turística que espera un récord de visitantes ha multiplicado los anuncios de alquiler de habitaciones especialmente para los meses de verano y dirigidos específicamente a profesionales que vayan a permanecer en la isla mientras dure su contrato de trabajo.

Y en este contexto de necesidad de vivienda son muchos los residentes que arriendan una o varias habitaciones a precios que en muchos casos superan los seiscientos euros y que, en casos todavía excepcionales, pueden llegar a superar los mil.

En Idealista, uno de los portales de referencia del sector, se publicitan tres habitaciones en un mismo piso ubicado en la calle Manacor por entre 1.200 y 1.400 euros. Es una «vivienda lujosa», precisa la agencia que la comercializa, «un ático espectacular entre los populares barrios de Pere Garau y Nou Llevant».

Los precios desorbitados han alcanzado a las viviendas compartidas, una modalidad que en Palma es más popular entre trabajadores que entre estudiantes. Y no todo es lujo. El mismo portal anuncia una veintena de habitaciones en diferentes enclaves de la ciudad a partir de seiscientos euros mensuales, un rango de precios que no hace tanto era suficiente para arrendar una vivienda entera. «Es un piso caro por lo que se divide el alquiler y las facturas a partes iguales, pero por supuesto se comparte toda la casa», previene el particular que alquila una habitación en el barrio de Pere Garau por 800 euros al mes.

En los diferentes portales especializados para compartir piso se especifica el número de inquilinos que lo habitan y el tiempo que durará el alquiler. Los plazos son variables, pero en la mayoría de los casos se trata de arrendamientos solo hasta otoño y en los que casi siempre se exige un contrato de trabajo.

Los alquileres de habitaciones en torno a 400 euros siguen abundando en la periferia de Ciutat, aunque en el centro y en barrios como en Santa Catalina los precios ya no bajan de los 500 euros. En muchos casos con la exigencia de aportar una fianza y gastos de agua y luz que incrementan significativamente la factura final.

Compartir el artículo

stats