Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cort busca detectar la soledad no deseada entre los 70.000 mayores de 65 años

El ayuntamiento de Palma pone en marcha un programa para sondear a las personas de edad avanzada que viven en una situación de aislamiento involuntario, con el fin de favorecer que participen en actividades grupales y talleres en sus barrios

El colectivo de personas mayores supone el 16% de la población de Palma. Bernardo Arzayus

La población mayor de 65 años aumenta progresivamente en Palma. Hace 10 años, este colectivo representaba el 13% de la población de Ciutat, y en la actualidad ya son el 16%, es decir, unas 70.000 personas. De ellas, cerca de 20.000 viven solas, y la previsión es que vaya en aumento.

En este contexto, Cort ha puesto en marcha un nuevo programa para tratar de prevenir la soledad no deseada entre los mayores de 65. El responsable de Bienestar Social, Antoni Noguera, y la coordinadora del área, Catalina Trobat, explicaron ayer en una rueda de prensa que durante los últimos meses se han realizado entrevistas individuales a los usuarios del servicio de teleasistencia para sondear cuántos de ellos están en esta situación.

La conclusión de este primer análisis es que 17 de las 176 personas encuestadas viven en una soledad no escogida: «Es decir, que cuando necesitan algún tipo de ayuda no tienen a nadie a quien acudir», destacó Noguera. Los 17 casos son mujeres, con una media de edad de 82 años. Ahora, el Ayuntamiento favorecerá que estas personas participen en actividades grupales y talleres que se organicen en sus barrios para que estén más acompañadas. En función de su grado de dependencia y estado de salud, también se valorará internarlas en centros de día.

Una vez concluido el estudio con los usuarios de la teleasistencia, las siguientes fases del sondeo se realizarán con las personas que hacen uso de otros servicios municipales, como la comida a domicilio o los beneficiarios de ayudas económicas para mayores. A medida que se vayan detectando casos de soledad no deseada, se aplicarán programas para promover la autonomía y evitar el aislamiento social. En principio, Cort prevé finalizar la iniciativa en un plazo máximo de un año y medio, aunque puede variar en función del número de servicios que se requieran.

La finalidad es que los ancianos que están solos, siempre y cuando no sea una decisión personal, apuntó Noguera, tengan una red de personas a las que acudir en un momento de necesidad, así como un día a día con más interacciones sociales y contactos, puesto que el aislamiento involuntario supone en este colectivo un riesgo que llega a afectar incluso a la salud física.

25 personas declaran no tener a nadie a quien acudir en caso de necesidad

Del total de mayores de 65 años encuestados por el ayuntamiento de Palma, 143 aseguraron tener contacto a diario con otras personas, ya sea a través del teléfono o por visitas a su domicilio. Sin embargo, siete de ellas tan solo se relacionan una vez al mes, mientras que otros seis lo hacen cada 15 días y los 19 restantes una vez a la semana. Además, preguntados sobre a quién llamarían en una situación de necesidad, 25 respondieron que se pondrían en contacto con un profesional o con los servicios sociales, puesto que no tienen nadie más a quien acudir. Nueve de ellos avisarían a sus vecinos, y siete a sus amigos. Afortunadamente, la gran mayoría (147 personas) contestó que llamaría a su familia. Cort pondrá el foco en aquellos que no dispongan de una red de contactos sólida.

Compartir el artículo

stats