Con la condena a las guerras y la solidaridad con las víctimas que la padecen, el apoyo al pueblo saharaui y su derecho a decidir, el rechazo "a la corrupta monarquía borbónica, salida directamente de la dictadura franquista", la solidaridad con todas las víctimas del fascismo y el reconocimiento de la II República como forma de gobierno legal y legítimo, ha finalizado la lectura del manifiesto realizado esta mañana en la plaza de Cort con motivo de la celebración del 91 aniversario de la proclamación de la II República española.

Medio centenar de personas han acudido a la llamada del colectivo Dones per la Memòria constiuido recientemente.

Presididos por una bandera republicana que se ha colgado sobre el banco del Sinofós, justo debajo del balcón en el que el entonces alcalde de Palma, Emili Darder, proclamó tal día como hoy la II República de forma democrática y pacífica, Maria Antònia Oliver París, Maria Antònia Moreno y María Jesús Balaguer, nietas de represaliados por la dictadura franquista, han leído el manifiesto "por la república" que, entre otras cuestiones, ha puesto en valor los logros alcanzados como la separación de los poderes del Estado, la laicidad, los derechos laborales y sindicales, el sufragio universal, el voto de las mujeres, el matrimonio civil, el derecho al divorcio, el proyecto de ley sobre el aborto, la secularización de los cementerios y los espacios públicos, la creación del ministerio de Sanidad y Asistencia Social, la reforma militar, la reforma agraria, la reforma de la educación y el establecimiento de la enseñanza única, obligatoria, laica y gratuita, así como la creación de 10.000 nuevas escuelas y un cuerpo modélico de maestros nacionales.

El acto ha concluido con la interpretación de varias canciones y una ofrenda floral realizada a "las piedras de la memoria" situadas frente a Cort y el actual Consell de Mallorca que recuerdan al alcalde Emili Darder y al entonces presidente de la Diputación, Jaime Garcías, respectivamente, ambos asesinados por los golpistas.

Al acto han asistido el teniente de alcalde de Participación Ciudadana, Alberto Jarabo, y el concejal de Educación, Política Lingüística y Memòria Democràtica, Llorenç Carrió.