El inicio de las obras de remodelación de la segunda fase del sector dos del cementerio de Son Tril·lo, que es la zona más antigua del camposanto palmesano, está más cerca.

La junta de gobierno celebrada ayer aprobó el proyecto básico y el de ejecución de estas obras que tendrán un coste estimado para la Empresa Funeraria Municipal (EFM) de 600.000 euros.

La reordenación de los viales afectará a 110 sepulturas, aunque las obras supondrán la supresión de un total de 132 unidades de enterramiento de las cuales 54 tenían la concesión caducada y las 78 restantes serán intercambiadas por otras.

Tal como explicó el teniente de alcalde de Participación Ciudadana, Gobierno Interior y presidente de la EFM, Alberto Jarabo, la gran densidad de sepulturas existente en esta zona han desencadenado distintos problemas de accesibilidad, deficiencias en la instalación de agua y electricidad, así como la falta de drenaje y de mantenimiento de las unidades de enterramiento, entre otras.

Con el fin de corregir estos déficits el proyecto aprobado ayer incluye, entre otras intervenciones la apertura y planificación de nuevos viales y de un nuevo portal de acceso; una nueva zona des descanso dotada con mobiliario urbano y la rehabilitación de la escalera de piedra que conecta manzanas 1 y 7 de esta zona del camposanto. También se procederá a la ampliación de la red de suministro de agua, la instalación de una red de drenaje de aguas pluviales y a la ampliación de la red de suministro eléctrico.