14 de septiembre de 2013
14.09.2013
Diario de Mallorca

Cataluña: el error y sus causas

14.09.2013 | 06:30
Cataluña: el error y sus causas

El CIS realizó en el año 2001 una encuesta en Cataluña que preguntaba explícitamente a los individuos de la muestra si eran favorables o no a la independencia de Cataluña; los resultados fueron: un 35,9% de los encuestados estaba a favor, un 48,1% en contra, el 13,3% estaba indeciso, y un 2,8% no contestó a la pregunta. El Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat empezó a plantear la respuesta ante un hipotético referéndum independentista en la segunda oleada de 2011, y los resultados fueron el 42,9% a favor de la independencia, el 28,2% en contra, el 23,3% se inclinaba por la abstención. La tercera oleada de 2012, última realizada, arroja los siguientes porcentajes, en el mismo orden: 57,0%, 29,5% y 14,3%.

Esta misma semana, se publicaba un sondeo privado del Observatorio MyWord para una cadena estatal de radio, y el 52% se pronunciaba a favor de la independencia, el 24,% en contra y el 7,7% optaba por la abstención; los porcentajes varían poco si se toma la hipótesis de que España concediera a Cataluña una reforma del sistema de financiación que se asemejara al concierto vasco. Con la particularidad de que esta encuesta reflejaba un cambio brutal en la correlación de fuerzas: ERC ganaría unas elecciones en este momento con el 22,1% de los votos; CiU quedaría en segundo lugar, con el 20,7%; Ciutadans, en tercer lugar, sería el primer partido opuesto a la independencia con el 12,6%; ICV-EUiA quedaría en cuarto lugar con el 12,1%; el PSC quedaría en un penoso quinto lugar con el 10,5%; y el PP quedaría sumido en la irrelevancia con apenas el 7%.
En definitiva, en una década decisiva, los catalanes han pasado de preferir el statu quo autonómico, que les deparó una larguísima etapa de desarrollo y prosperidad, a decantarse con una mayoría clara a favor de la independencia. Algo tiene que haber sucedido en relación entre la comunidad catalana y el Estado para que se haya producido en tan corto período de tiempo una mudanza tan brusca.
El recuento de los errores, que fueron acumulativos, es simple: el endurecimiento de Aznar en su segunda legislatura dio alas a ERC, que obtuvo en 2003 un resultado inusitadamente alto „quedó en tercer lugar, tras el PSC y CiU, con el 16,6% de los votos y 23 escaños„; el socialista Maragall formó el tripartito con ERC, lo que terminó de darle plena respetabilidad; más tarde, se aprobó en el Parlamento español un texto estatutario difícilmente asumible con la Constitución en la mano; el nuevo Estatuto fue aprobado en referéndum y recurrido por el PP ante un desacreditado Tribunal Constitucional, que derogó 14 artículos y reinterpretó bastantes más en 2010. La irritación catalana por este desaire fue sabiamente capitalizada por ERC, el viejo partido independentista con tintes antisistema y anticuado ideario que resurgió lánguidamente con la Transición pero que no levantó realmente cabeza hasta 2003, y que hoy, según las mencionadas encuestas, lideraría el parlamento de Cataluña.

Las cifras estremecen, con independencia de la vistosidad de las expansiones nacionalistas en Cataluña. Y quien tiene evidentemente la llave de la serenidad y la cordura sigue siendo actualmente CiU, cuarteada internamente. Con esta formación deben negociar cuanto antes los grandes partidos estatales si todavía creen que esta ruptura tiene arreglo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!