El centro de salud de Nou Llevant se queda sin médicos: solo atiende urgencias y a domicilios

Una usuaria llamó el lunes día 4 de diciembre para pedir una cita con su médico de cabecera y la primera fecha disponible que le dieron fue el 29 de enero | De los 11 facultativos del recurso asistencial tan solo están activos 5

Imagen del centro de salud de Emili Darder que atiende a casi 21.000 personas en Nou Llevant.

Imagen del centro de salud de Emili Darder que atiende a casi 21.000 personas en Nou Llevant. / LORENZO

I. Olaizola

I. Olaizola

Una usuaria de la sanidad pública de Balears intentó concertar una cita el pasado lunes 4 de diciembre con su médico de cabecera en el centro de salud de Emili Darder, en la barriada palmesana de Nou Llevant, por un persistente dolor de garganta. Primero lo intentó a través de la aplicación de IB-Salut, donde se le informó de que no había citas disponibles. Así que llamó al teléfono global de Infosalut Connecta y una telefonista le ofreció el primer hueco disponible el... ¡29 de enero! «La propia locutora estaba asombrada por la tardanza», señaló al informar a este diario de este largo tiempo de espera. «Para cuando me atiendan ya se me habrá caído la garganta», se lamentaba.

Preguntado el Servei de Salut por esta situación, conocida al día siguiente de un convocatoria para presentar un plan de choque contra las listas de espera en la que aguardan miles de ciudadanos de las islas para algún tipo de asistencia hospitalaria, el organismo público admitió que «en el centro de salud de Emili Darder se ha producido una situación complicada de falta de personal».

De los 11 médicos de cabecera con los que cuenta este centro de salud, en estos momentos están operativos tan solo cinco, menos de la mitad de la plantilla.

«Dos médicos están de baja temporal, otros dos han finalizado su contrato y han decidido no continuar trabajando en esta comunidad autónoma y otros dos se encuentran de permiso. En definitiva, son 11 en plantilla y esta semana faltan 6. Además, los que están trabajando también cubren las tardes, por lo que tan solo cuatro facultativos trabajan en el turno de mañana y dos en el de tarde», resumieron la situación.

Una situación que ha obligado al centro de salud a cerrar preventivamente las agendas programadas y centrarse en los domicilios y la atención urgente, admitieron subrayando que, eso sí, «cualquier urgencia sí será atendida en el centro».

Añadieron que se ha abierto una agenda específica en tele AP (Atención Primaria), asistencia telefónica que realizan médicos de este nivel asistencial jubilados con el objeto de descargar a los centros de salud de las cuestiones burocráticas que no precisan de una exploración física del usuario como, por ejemplo, dudas en la medicación, tramitación de bajas laborales, revisión de pruebas complementarias, etcétera. «Si consideran que hay algo no demorable, lo transfieren al centro», añadieron.

Dos o tres semanas, lo habitual

Contactado un médico jubilado que trabaja en tele AP, confirmó que se ha abierto una agenda específica para intentar minimizar la precaria situación asistencial de este centro de salud que atiende a una población de casi 21.000 personas en uno de los barrios más humildes de Ciutat. «Estamos muy justitos en casi todos los centros de salud y las citas se conciertan a dos o tres semanas vistas, es lo más habitual», señalaba este facultativo lamentando el despliegue de recursos para la atención hospitalaria en comparación con la precariedad en la que vive la Atención Primaria donde, recordó, se solucionan el 90% de los problemas de salud de los ciudadanos.

Desde el IB-Salut subrayaron que se están movilizando todos los recursos posibles para encontrar sustitutos y para poder incorporar dos nuevos médicos para cubrir las finalizaciones de contrato citadas. «Este cierre preventivo de agendas ha coincidido con un mes donde se concentran muchos festivos nacionales haciendo que las esperas para una consulta programada haya aumentado en todos los centros de salud», argumentaron.