A los que no se han enterado de nada

Jaume Bauzà

Jaume Bauzà

Este artículo va dedicado a los hombres que niegan la violencia machista «la violencia no tiene género»—, a los que la relativizan —«son unas exageradas»—, a los que culpan a la víctima —«que hubiese denunciado»—, a los que no se han enterado de nada —«ni machismo, ni feminismo», «not all men»— y a los que, como yo en demasiadas ocasiones, callamos ante la violencia verbal camuflada de chiste de nuestros semejantes —«estas feminazis»—.

El machismo está en el lenguaje y en los silencios, en lo que se dice y en lo que no se dice. Sí, muchos lamentan y condenan el asesinato de una mujer. Señalan el hecho en sí, pero no ven, o no lo quieren ver, el iceberg que se oculta bajo la superficie.

El iceberg somos todos nosotros. Estamos influidos por una educación y una cultura patriarcal «a mí no me insultes, jaja»— que nos ha otorgado una serie de privilegios solo por ser hombres. El feminismo los amenaza y nosotros los defendemos haciendo daño. La violencia es patrimonio de los hombres —«qué dice, yo nunca he maltratado a una mujer»— y atajarla pasa por hacer un ejercicio de introspección.

Basta con leer los testimonios del magnífico reportaje que se publica en estas páginas. Son mujeres que han sufrido violencia machista y están aquí para contarlo. Debería ser suficiente para encender las alarmas de los que solo quieren ver la punta del iceberg.