El Govern prevé ingresar 135 millones menos por compraventa de viviendas

El Ejecutivo aprueba hoy el Presupuesto más alto de la historia, que rondará los 7.300 millones de euros

Vaticinan que acabarán el actual ejercicio con unos 130 millones menos que la cifra con la que se cerró el 2022

Guillem Porcel

Guillem Porcel

El Govern presenta hoy el Presupuesto más alto de la historia de Baleares -rondará los 7.300 millones de euros- y dedicará la mayor parte de la subida a seguir invirtiendo en Sanidad y Educación, dos consellerias que han visto incrementado su presupuesto de forma considerable en los últimos años. 

El Ejecutivo autonómico prevé una caída importante de los ingresos del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) ya que el volumen de operaciones inmobiliarias ha caído de forma muy acusada. El Govern prevé ingresar 843,6 millones en 2024 a través de este impuesto, que son 135 millones menos que la estimación de 2023.

Además, ya vaticinan que acabarán el actual ejercicio con unos 130 millones menos que la cifra con la que se cerró el 2022, una situación que ha provocado que se tenga que corregir la estimación. 

Los factores que según el Govern han llevado a esta situación son tres: el 2022 fue un buen año para la compraventa de viviendas, especialmente en las que tienen un alto valor; el alza del tipo de interés impuesto por el Banco Central Europeo que encare las hipotecas, y «los mensajes desincentivadores» del anterior Govern del Pacto.

Explican que Balears ha disfrutado de un gran dinamismo y una gran actividad económica —prevé que continúe así—, lo que ha supuesto una mayor recaudación tributaria que permite bajar los impuestos y aumentar el gasto público.

En el caso de Educación, los recursos crecen de forma considerable sobre todo para llevar a cabo cuestiones como la gratuidad de 0-3 años, la construcción y mejora de infraestructuras educativas o sufragar la carrera profesional docente.

En cuanto a la sanidad, la parte principal de la inversión va destinada a salarios y personal. Sobre todo habrá un aumento importante por el plus de insularidad que recibirán los sanitarios que trabajan en zonas de muy difícil cobertura como Eivissa o Formentera, y una subida en el presupuesto para reforzar la salud mental. Por otro lado, crecerá la inversión con el foco puesto principalmente en el ciclo del agua, que se financiará principalmente con fondos de la ecotasa.

Reforma fiscal

La presidenta del Govern, Marga Prohens, anució ayer que los Presupuestos para 2024 incluirán una rebaja del tramo autonómico del IRPF. Las rentas menores de 30.000 euros verán reducido el tipo aplicable en 0,5 puntos, mientras que para las rentas superiores a 30.001 euros será de 0,25 puntos. Esto supone que se ampliará la primera reforma fiscal aprobada en julio que supuso la eliminación y reducción del Impuesto de Sucesiones (ISD) y del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP), con el objetivo de «aumentar la renta disponible» de los ciudadanos de Baleares. En la tramitación parlamentaria se incluirán nuevas deducciones.

Según los cálculos del Govern, esta medida supondrá un ahorro de 45 millones de euros anuales para los ciudadanos porque tres de cada cuatro declarantes se encuentran por debajo de los 30.000 euros: «Se beneficiará a la gran mayoría de la población». En este sentido, Prohens expresa que se trata de una promesa electoral para que los ciudadanos «puedan afrontar la persistencia de la inflación y la incertidumbre económica causada por el contexto internacional».

En este sentido, declara que esta decisión trata de «devolver a las familias parte de el esfuerzo que han hecho durante estos años» y ha enviado un recado al anterior Govern de Francina Armengol: «Se pueden bajar impuestos y se pueden hacer presupuestos con déficit cero, se trataba de gestionar mejor los recursos».

El Ejecutivo también tiene previsto crear nuevas deducciones y ampliar las actuales, buscando elevar los umbrales máximos para beneficiar a las familias numerosas, pasando de 33.000 a 36.000 euros en el caso de declaración individual y de 52.800 a 54.000 euros en el caso de declaración conjunta, tal y como establece el programa de gobierno del PP. 

El plan incluye una nueva deducción por nacimiento o adopción que permitirá deducir de la cuota íntegra autonómica 800 euros por el primer hijo, 1.000 euros por el segundo, 1.200 euros por el tercero y 1.400 euros por el cuarto. Además, se contempla la posibilidad de cobrar esta deducción de manera anticipada a través de la Agencia Tributaria de les Illes Balears (ATIB). Una de las opciones será una nueva deducción del 15% sobre los rendimientos para los propietarios que pongan su vivienda en alquiler de larga duración.