Marga Prohens se compromete a no aumentar los festivos con apertura comercial de Baleares

La presidenta se reunió ayer con los representantes de la patronal Afedeco y asumió el elevado consenso alcanzado entre patronales y sindicatos

Reunión celebrada ayer entre la presidenta Prohens y la patronal Afedeco

Reunión celebrada ayer entre la presidenta Prohens y la patronal Afedeco / B.RAMON

Fernando Guijarro

Fernando Guijarro

La presidenta del Govern, Marga Prohens, se comprometió ayer a no aumentar el número de festivos con apertura comercial autorizada, actualmente cifrado en diez, y a no ampliar las zonas de gran afluencia turística, a la vista del elevado nivel de consenso en contra de esas medidas alcanzado por las patronales que representan a pequeños y medianos establecimientos y por los sindicatos, según destacó el presidente de la asociación mayoritaria en el sector (Afedeco), Toni Gayá, que no ocultó su satisfacción ante el desenlace del encuentro mantenido ayer por ambas partes.

A esta reunión acudieron, además de Prohens y Gayá, el conseller de Empresas, Alejandro Sáenz de San Pedro, que tiene la intención de mantener futuros encuentros con las diferentes organizaciones con representación en el sector, incluidas las grandes superficies, pero ya con la pretensión de que sean estas últimas las que se sumen al citado consenso con la aportación de propuestas que puedan ser asumidas por el resto.

La gran alianza

Hay que recordar que las patronales Afedeco y Pimeco, junto a la organización Asodib (a la que pertenecen Mercadona y Lidl), y las asociaciones de comercio de Menorca y de las Pitiüses, lograron una alianza, acompañadas de los sindicatos UGT y CCOO, para imponer el calendario con diez festivos con apertura comercial de 2024, en contra de las pretensiones de la patronal de grandes superficies ANGED.

En este gran pacto se comunicó también la oposición de los primeros a que se amplíe la cifra de esos festivos y de las zonas de gran afluencia turística, una pretensión del Govern reconocida por el director general de Comercio, José Antonio Caldés.

El hecho de que finalmente se desista de esa medida es un aspecto que fue ayer especialmente aplaudido por Toni Gayá, dado que evita que se abran tensiones entre el Ejecutivo autonómico y el sector del comercio tradicional, tal y como sus responsables venían advirtiendo.

También se reiteró ante Prohens la necesidad de crear un Observatorio de Comercio para conocer su situación real en las islas.

Amenaza de movilizaciones

Un aspecto a tener en cuenta es que pocos días antes de la reunión de ayer tanto Toni Gayá como el portavoz de Pimeco, Agustín Linares, y el secretario general de UGT-Servicios, José García Relucio, habían expresado la advertencia de que si el Govern persistía en aumentar los festivos con apertura se iba a poner en marcha la convocatoria de protestas conjuntas de patronales y sindicatos, al considerar que los anunciados cambios en la ley balear que regula a este sector podían suponer «la ruina» para los establecimientos tradicionales.

En ese sentido, Gayá recordó que el convenio colectivo de este sector en las islas, debido a las compensaciones que contempla para las plantillas, hace que a esas pequeñas tiendas les resulte mucho más caro abrir en festivo que a las grandes superficies.

Por su parte, García Relucio hizo hincapié en el rechazo sindical a que se deteriore la calidad de vida de los trabajadores del sector.