El Govern pretende ampliar los festivos con apertura comercial y las zonas de gran afluencia turística

El director general de Comercio anuncia la convocatoria de reuniones con el sector para consensual cambios en la ley de 2014

El Govern plantea la posibilidad de una ampliación de las zonas de gran afluencia turística que abarque a más centros comerciales.

El Govern plantea la posibilidad de una ampliación de las zonas de gran afluencia turística que abarque a más centros comerciales. / Manu Mielniezuk

Fernando Guijarro

Fernando Guijarro

El director general de Comercio, José Antonio Caldés, anunció ayer la pretensión del Govern de elevar el número de festivos con apertura comercial y de ampliar las zonas calificadas de gran afluencia turística en las que se permite mantener la actividad todos los días, mediante una modificación de la ley de comercio de 2014. Añadió que estos posibles cambios solo se ejecutarán si cuentan con el consenso del sector.

Para ello, señaló que se van a convocar próximas reuniones con patronales y sindicatos para abordar estos temas, aunque las asociaciones isleñas ya han expresado su rechazo a estas modificaciones.

Revisar la cifra de festivos

Caldés recordó que inicialmente la citada ley contemplaba la existencia de 16 festivos con actividad comercial autorizada, aunque esta cifra se rebajó posteriormente hasta los 10 actuales. El director general reconoció que en su opinión sería positivo elevar ese número, aunque sin que exista una postura ya fijada sobre si ese aumento debería de ser de un día o de seis, indicando que se punto debería ser debatido con las organizaciones del sector.

Sobre este tema, recordó que hay autonomías que han hecho cambios en relación a este punto, como Cataluña, y que zonas con una menor cifra de jornadas con apertura han presentado un mayor número de cierres de pequeños comercios.

En cuanto a las zonas de gran afluencia turística, en las que existe libertad de apertura durante todos los días del año, señaló la necesidad de buscar una mayor flexibilidad en esta materia, estudiando algunas ampliaciones, como podría ser la zona de llegada de buques de pasajeros, lo que alcanzaría al centro comercial Porto Pi, o que se abarquen los dos lados de las Avenidas, incorporando así el centro de El Corte Inglés existente en este eje, por citar algunos ejemplos. Además, recordó que hay Ayuntamientos que están solicitando que se revisen estas zonas en su municipio.

Según José Antonio Caldés, para avanzar en la modernización y digitalización del comercio balear es necesario afrontar cambios, e hizo hincapié en que no se van a lograr avances positivos para el sector si se sigue actuando igual que durante los últimos años. Al respecto, defendió la necesidad de aprovechar la llegada a las islas de 16 millones de turistas al año, a los que hay que dar servicio todos los días, para favorecer esas mejoras.

En cualquier caso, el director general aseguró que no se impulsará ninguna reforma en este sentido si no se cuenta con el apoyo mayoritario del sector.

Rechazo de entrada

El principal obstáculo ante esas pretensiones es que las patronales del comercio tradicional de las islas y los sindicatos ya han expresado su oposición a cualquiera de las dos medidas apuntadas por Caldés. En su propuesta conjunta para fijar el calendario de festivos de 2024 ya se expresó claramente su exigencia de "mantener en diez el número de domingos y festivos de apertura autorizada del calendario comercial", y de "mantener la actual configuración de las zonas de gran afluencia turística".

El presidente de la asociación empresarial Afedeco, Toni Gayá, manifestó que estos dos últimos puntos se incluyeron en esa propuesta conjunta porque ya había trascendido la pretensión del Govern de Marga Prohens de aplicar modificaciones en esta materia, y se quiso exponer con claridad que esos cambios se iban a encontrar con una oposición frontal del sector.