Nuevo rumbo educativo: adiós a las zonas escolares y protección a la concertada

Prohens reiteró la libre elección de lengua en todas las etapas, sin concretar cómo lo hará pero garantizando que pondrá para ello «los recursos humanos y económicos suficientes»

Estudiantes y familias en un día de inicio de curso en  el barrio de Son Rapinya de Palma.

Estudiantes y familias en un día de inicio de curso en el barrio de Son Rapinya de Palma. / Manu Mielniezuk

Mar Ferragut Rámiz

Mar Ferragut Rámiz

El discurso de investidura de Marga Prohens el pasado lunes afinó algo más la hoja de ruta en materia educativa del futuro Govern, usando como base el acuerdo con Vox. Libertad es la palabra que más se repite en las tres páginas dedicadas a la educación.

ZONA ESCOLAR ÚNICA

Al estilo de Madrid

En el acuerdo con la formación ultra solo se hablaba de ‘libre elección de centro’ sin precisar cómo se alcanzaría, pero el lunes Prohens en el Parlament confirmó que seguirá el ejemplo de Madrid y creará una zona escolar única en Palma (no mencionó otros municipios con varias zonas, como Calvià, que tiene seis, o Manacor, con cuatro). Eso significa que el criterio de proximidad (era uno de los que más importancia tenía) decae y vivir o trabajar cerca del centro educativo no dará puntos al solicitar plaza.  

Balears sigue así el modelo de Madrid y Castilla y León y va en el sentido totalmente opuesto al impulsado por el Govern socialista, que en los últimos años ha ido reduciendo el tamaño de las zonas para promover que los niños acudan a centros de su entorno y evitar la segregación y que los alumnos más vulnerables (como los migrantes) se concentren siempre en los mismos colegios públicos (creando centros gueto), mientras las familias más pudientes acaparan las plazas en otros de la red concertada. Con este objetivo, la conselleria de Martí March también eliminó el punto por ser hijo de antiguo alumno.

ELECCIÓN DE LENGUA

«Con los recursos suficientes»

El acuerdo PP-Vox garantiza la libre elección de primera lengua de enseñanza entre los 4 y los 8 años, derecho recogido en la ley de Normalización Lingüística.  

Prohens señaló que «se hará efectivo» el derecho de los padres «recogido en la legislación y en la jurisprudencia vigente» a la libre elección de lengua en la educación, «siempre atendiendo que hay dos lenguas oficiales», precisó. La ‘popular’ también anunció (así lo acordado con Vox) que la libre elección de lengua «irá avanzando progresivamente en todas las etapas durante la legislatura». 

¿Cómo se hará? Los sindicatos han señalado que esta promesa es muy difícil de cumplir primero por una cuestión legal (el Decreto de Mínimos obliga a los centros a impartir la mitad del horario en catalán) pero sobre todo por una cuestión de recursos: ¿cómo garantizar dos líneas lingüísticas: separando por aulas, por centros...? En cualquiera de los casos, harían falta espacios y personal, recuerdan desde ANPE y el STEI. Prohens no concretó, pero aseguró que habrá «los recursos humanos y económicos suficientes».

CONCERTADA

Reconoce su «tarea y demanda social»

Ya durante la campaña electoral, el PP se erigió en defensor de la red concertada, que estos años ha visto incrementado el módulo de concierto por primera vez en 15 años, pero que también se ha sentido amenazada por la LOMLOE (que la define como red subsidiaria de la pública) y también por la intención del Govern de reducir aulas concertadas por la caída de la natalidad y la población escolar. Prohens señaló que «garantizará la financiación para una educación pública de calidad, pero «también para la red concertada» a quien quiso reconocer expresamente «su tarea y su demanda social». Además, en su discurso la ‘popular’ anunció la concertación de más módulos de FP. 

LOMLOE

«Paralizar su aplicación»

La apresurada aplicación de la LOMLOE es la mayor polémica a la que se ha tenido que enfrentar la conselleria de Educación estos últimos ocho años. Marga Prohens prometió desde la sede parlamentaria «dejar en suspenso la aplicación de la LOMLOE, como otras comunidades». Esta promesa, la de no aplicar una ley orgánica, genera dudas en el sector sobre cómo se cumplirá, aunque como Prohens criticó específicamente que la norma pone al profesor «a llenar casillas en lugar de poder evaluar al alumno de acuerdo con su criterio profesional y pedagógico» se deduce que cambiará el criticado sistema de evaluación (que la propia conselleria de March ha tenido que modificar y flexibilizar a lo largo del curso). 

MEJORAS PROFESORES

Respecto a lo pactado

El PP sabe qué puede suponer el descontento docente, con lo que en su investidura Prohens aseguró «querer contar» con los profesores y les prometió aliviarles la burocracia y respetar los acuerdos de mejoras salariales y de condiciones pactados con el equipo saliente (que son más de 30, incluyendo una carrera profesional docente única en España).

DIVERSIDAD

Protección a la educación especial y recursos para inclusión

Según Prohens, la atención a la diversidad «será la prioridad» de la nueva conselleria de Educación, y se garantizará a las familias poder elegir «lo más conveniente» para sus hijos: educación inclusiva (contratando más profesionales) o especial (incrementando plazas). Creará la Mesa Sectorial de Educación Especial. 

VETO PARENTAL

No lo mencionó explícitamente

El acuerdo PP-Vox señalaba que los padres podrían vetar la asistencia de su hijo a las actividades extracurriculares (un PIN parental de impacto muy limitado ya que, por ejemplo, los talleres de educación sexual que Vox suele cuestionar, son actividades lectivas, con lo que no les afectaría). En su discursó, Prohens habló en general de «impermeabilizar las aulas de cualquier tentación de adoctrinamiento ideológico» y sentenció que «nadie puede hurtar a los padres su derecho a elegir cómo quieren que sean educados sus hijos».