La Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (PIMEM) rechaza contundentemente las acusaciones vertidas por parte de la patronal del alquiler turístico Habtur tras darse de baja de la federación. La patronal mallorquina acoge «con estupor» las acusaciones sobre el «seguidismo» al Govern y recuerda que los desencuentros entre la patronal y el ejecutivo de Francina Armengol han sido «una constante al largo de estos tres últimos años».

Su presidente, Jordi Mora, asegura que «puedo entender la presión que vive el sector de alquiler vacacional fruto del enfrentamiento con la oferta hotelera, pero decir que no hemos defendido este tipo de turismo es faltar a la verdad». Asimismo, insiste en que «los agentes sociales tenemos la responsabilidad de dialogar e intentar llegar a acuerdos pero con unos límites a la hora de influir en los gobiernos y así son las reglas democráticas, unos gobiernan, los otros reivindican y proponen sin ser vinculantes».

Manifiesta que no se ha comunicado durante estos años ningún tipo de discrepancias desde su adhesión en mayo de 2017 y que ha defendido la modalidad del alquiler vacacional porque supone una democratización del turismo: «Siempre duele perder una asociación, pero en este caso creemos que se debe a aspectos muy personales internos a tan solo 5 meses de las elecciones más que a un análisis empresarial detallado de la relación entre las dos entidades».