Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SANIDAD

Salud calcula que deberá contratar a 340 personas para ajustar turnos

Simebal estima que se tendrán que incorporar 350 facultativos en Primaria y 430 en los hospitales

IB-Salut estima que deberán incorporarse 160 enfermeras, más que su propio sindicato. MANU MIELNIEZUK

La devolución de la jornada semanal de 35 horas al personal estatutario de la sanidad pública balear obligará a la contratación de unos 340 profesionales más de diferentes categorías profesionales para poder ajustar los nuevos turnos laborales sin que se resienta la atención a los ciudadanos de las islas, estimaron ayer fuentes oficiales del Servei de Salut.

El coste de estas nuevas contrataciones, tal y como se reveló en el primer día del debate sobre el estado de la comunidad, ascendería a unos 13 millones de euros anuales.

Esta cifra de nuevas incorporaciones laborales para sustentar la recuperación de este derecho laboral discrepa bastante con la estimación realizada por el sindicato médico de Balears (Simebal), que señaló que serán necesarios no menos de 350 facultativos en Atención Primaria y hasta 430 nuevos especialistas en los hospitales públicos de esta comunidad.

Desde IB-Salut detallaron que el grueso de las 340 nuevas contrataciones previstas corresponderían, por categorías profesionales, a unas 160 enfermeras más, a unos 130 técnicos en cuidados auxiliares de enfermería (TCAE), a 35 celadores y a 20 técnicos especialistas.

Media hora menos al día

Recordaron además que «de la reducción de la jornada laboral hasta las 35 horas semanales, 2,5 horas menos que la que se realizaba hasta ahora, se benefician todos los trabajadores estatutarios del Servei de Salut, tanto asistenciales como no. La rebaja supondrá media hora de trabajo menos por jornada», se congratularon.

Por su parte, el sindicato médico contrapuso que «el anuncio del recorte de la jornada semanal a 35 horas no supone ningún beneficio para el colectivo médico. Es la falta de médicos a gran preocupación que tenemos en este sindicato», diferenciaron.

No obstante, hablando en términos de aligerar la lista de espera, el Simebal aseguró que lleva tiempo reclamando que para garantizar una atención médica eficaz, que denunció que «en estos momentos está descuidada y con un índice asistencial en aumento, se deberían contratar 350 médicos más de Atención Primaria y 430 médicos más en hospitalaria. Esta vuelta a las 35 horas la consideramos una medida electoralista. Esperamos más de la presidenta Armengol. Por lo menos que incluya en su programa político, como prioridad, la captación y fidelización de los médicos en Baleares para poder ofrecer una atención digna a los ciudadanos».

Las cifras facilitadas por IB-Salut no discreparon sin embargo con la estimación hecha por el secretario regional del sindicato de enfermería (SATSE), Jorge Tera, que habló de que serían necesarias contratar a entre 100 o 150 profesionales más (frente a las 160 oficiales) ni frente a la facilitada por el máximo responsable de los TCAE en Balears, Alejandro Juan, que calculó que sería adecuado incorporar a unos 70 técnicos más (el doble, unos 130, calcula el Servei), los mismos que se despidieron cuando el entonces president José Ramón Bauzá decidió en mayo de 2012 ampliarles el horario laboral.

Compartir el artículo

stats