Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El centro de salud de Son Ferriol cobra 80 euros por emitir certificados

Un estudiante tuvo que abonar este dinero para poder optar a una plaza en un instituto - La Conselleria afirma que puede reclamar el pago

Imagen del centro de salud de la barriada de Son Ferriol, en Palma. B. Ramon

Un estudiante que aspira a entrar en un instituto de enseñanza de Palma para realizar un curso de técnico deportivo se vio obligado esta semana pasada a pagar 80 euros en un centro sanitario público para que le firmaran un certificado médico oficial. Precisaba este documento, que acredita que no padece ninguna enfermedad, porque el centro educativo se lo exige para tramitar su solicitud de plaza.

El menor acudió hace unos días al centro de salud de Son Ferriol, en Palma, para que el médico de cabecera le firmara dicha documentación. Antes había ido al Colegio de Médicos para obtener el documento con el que se tramita dicho certificado oficial, que posteriormente el facultativo debe rellanar, detallando el estado físico del paciente.

El estudiante fue asistido por su médico de cabecera, que no puso ninguna pega para tramitar esta certificación oficial. El doctor realizó las comprobaciones necesarias y rellenó de su puño y letra el documento oficial, confirmando que el joven no padecía ningún tipo de enfermedad que le impidiera optar a estos estudios deportivos. El médico no le exigió ningún abono económico por esta tramitación administrativa, entre otras cosas porque se trata de un facultativo de la seguridad social y la atención a este paciente que pertenece a la sanidad pública es gratuita.

Sin embargo, antes de abandonar el centro de salud de Son Ferriol el adolescente pasó por la recepción y un trabajador le comunicó que este tipo de certificado médico se debía abonar y que el coste de la emisión del documento era de 80 euros.

El estudiante se sorprendió ante la exigencia de este pago, pero el empleado del centro sanitario público le dijo que esta obligación de pago estaba especificada en una normativa autonómica, que le citó. El estudiante optó por no cuestionar las indicaciones del trabajador del centro de salud y decidió pagar el dinero que le exigían. Al no llevar encima dinero en efectivo se le ofreció la posibilidad de realizar un pago con tarjeta de crédito. La trabajadora le facilitó un datáfono al paciente, con el que le cobró los 80 euros. Eso sí, le entregó una factura del pago y una copia del cargo sobre la tarjeta de crédito utilizada.

Un trabajador del centro médico de Son Ferriol confirmó que, en efecto, en los últimos tiempos han venido cobrando 80 euros por tramitar un certificado médico oficial. Le constaba que, al menos, «se han cobrado cuatro o cinco certificados». Señaló también que estas personas que habían pagado por este documento oficial tenían la posibilidad de pedir la devolución del dinero. Esta reclamación se tiene que presentar directamente en la conselleria de Salud, que se encargará de estudiarla.

A excepción de este caso en Son Ferriol, no hay constancia de que ningún otro alumno haya tenido que pagar por esta certificación.

La Conselleria lo ignoraba

Precisamente, la conselleria de Salud, al ser preguntada por este diario sobre este requerimiento económico en un centro de salud de la red pública de Baleares, señaló que desconocía que se estaba cobrando ochenta euros a los pacientes. Fuentes oficiales confirmaron que, en efecto, hace años se venía cobrando por este servicio particular, pero que desde hacía tiempo se había enviado una circular a los centros de salud de las islas para indicarles que la entrega de dichos certificados de salud eran gratuitos. Ello no obstante, los administrativos del centro sanitario de Son Ferriol no aplican estas nuevas indicaciones facilitadas desde la conselleria de Salud. Las mismas fuentes aconsejaron al estudiante afectado que reclamara que se le devolvieran los ochenta euros que pagó, ya que con toda seguridad su petición será aceptada y podrá recuperar el dinero.

Por otra parte, fuentes sanitarias explican que los centros sanitarios públicos cuentan con un datáfono porque se exige a los turistas extranjeros no comunitarios, que acuden para ser visitados por el médico, que abonen la visita. Esta atención sanitaria a estas personas no está cubierta por el servicio sanitario público nacional, por lo que debe ser facturado.

Compartir el artículo

stats