Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivienda

Una de cada cuatro viviendas de Pollença y Búger se dedica al alquiler turístico

Pequeñas localidades de interior como Ariany y Costix presentan un elevado porcentaje de este tipo de alojamiento

Dos turistas pasean por Búger, el municipio con mayor proporción de alquiler turístico. | MANU MIELNIEZUK

El alquiler de pisos y casas de veraneo había existido durante toda la vida hasta que dos amigos norteamericanos que vivían juntos y estaban en apuros lo llevaron a otra dimensión de negocio. Fue a principios de este siglo cuando decidieron arrendar una de sus habitaciones con un colchón hinchable (en inglés, airbed) aprovechando que en su ciudad se celebraba un congreso. La idea inspiró la fundación de Airbnb. Y lo que vino a continuación, en forma de fenómeno planetario, es una historia que se sigue escribiendo, como lo demuestran en Balears las discrepancias sobre el alcance de la nueva ley turística y la posible reducción de plazas.

Barrio de Son Espanyolet, donde ha habido tensiones por el alquiler turístico. | MANU MIELNIEZUK

En Mallorca, los últimos datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) evidencian la notoriedad del fenómeno del alquiler turístico. Su relevancia la marcan ejemplos como el de Pollença o Búger, donde una de cada cuatro viviendas que existen se dedica al arrendamiento vacacional. De hecho, de las localidades españolas con más de 1.000 viviendas turísticas, el municipio pollencí es el que presenta una mayor proporción de casas y pisos turísticos: un 26%, por delante de La Oliva, en Fuerteventura, con un 25,6%, y Begur, en Girona (19,3%). Si se entra al detalle en Pollença, en algunas zonas llega a haber una proporción de viviendas turísticas que alcanza el 41,3%, según el mencionado informe estadístico del INE, que recoge datos de agosto de 2021. Esto significa que, de cada 10 viviendas que hay en esta zona, cuatro se dedican al alojamiento de temporada de visitantes a la isla.

Para contextualizar la magnitud de estas proporciones, cabe apuntar que, en España, el porcentaje de vivienda turística que existe en relación con todo el parqué inmobiliario es del 1,2%. Balears es la comunidad autónoma con mayor proporción de este tipo de alojamiento (un 5%), seguida de cerca por Canarias (3,8%) y, ya a mayor distancia, Comunitat Valenciana (1,6%).

Proporción de viviendas turísticas por municipio Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE) / DDM

El caso de Palma

De los 53 municipios que tiene Mallorca, sólo hay dos que estén por debajo de la media española de proporción de viviendas turísticas: Marratxí, donde ese porcentaje es de apenas el uno por ciento, y Palma, que se queda en el 0,81%. Sorprende el modesto dato de Ciutat, donde las quejas por el alquiler turístico se repiten cada verano en barrios como Son Espanyolet. Bajando a la letra pequeña de este caso, hay que precisar que la proporción es más elevada en todo el arco costero de la Badia de Palma, con porcentajes que llegan al 1,3%.

La lógica dicta que sean las localidades litorales de la isla las que presenten un mayor número de viviendas turísticas, porque ése es el análisis que se aplica a nivel estatal. En España, las cinco provincias con más viviendas turísticas son Alicante (33.376), Málaga (31.737), Balears (29.211), Girona (21.438) y Las Palmas (21.097), territorios costeros con una potente industria de la acogida de visitantes.

Ese análisis sólo es aplicable en parte a Mallorca, un territorio consagrado al turismo en todos sus rincones, por recónditos que puedan parecer a primera vista. Así, es cierto que, en la lista de los 10 municipios mallorquines con más porcentaje de viviendas turísticas, aparecen localidades costeras como el caso ya mencionado de Pollença, Alcúdia (18%), Deià (15,9) o Santanyí (12,9%).

El alcalde deianenc, Lluís Apesteguia, señala que ese porcentaje habría que actualizarlo incluso al alza, y apunta los problemas que genera en los servicios municipales el hecho de que la población residencial se cuadruplique en verano. «De 600 habitantes pasamos a 2.400», indica Apesteguia, quien recuerda que otro efecto es el aumento del precio de los alquileres, fenómeno que el Ayuntamiento combate con una oferta de alquiler social.

Además de los municipios costeros, en esos primeros puestos, aparecen significativamente otras pequeñas localidades de interior que, hasta los últimos años, sólo habían ocupado una nota a pie de página en la historia turística de la isla. Ya se ha apuntado que Búger es el municipio de Mallorca con un mayor porcentaje de vivienda turística. Pero hay otros casos llamativos. En tercer lugar, aparece Ariany, con un 20% de sus viviendas dedicadas al alquiler vacacional. En estos primeros puestos, sobresalen también Fornalutx, Selva y Costitx (18,7%, 15,1% y 12,6%, respectivamente).

Otra de las sorpresas que deja el informe estadístico del INE la protagoniza Calvià. Cualquiera podría pensar que un municipio tan identificado con el turismo en todas sus formas presentaría una alta proporción de vivienda vacacional, pero no es el caso. Esa proporción se queda en un 1,8% y, como curiosidad, cabe indicar que el interior del término presenta un porcentaje más alto que la costa.

«Presión sobre recursos»

Para explicar esta realidad, el alcalde calvianer, Alfonso Rodríguez Badal, recuerda que la capacidad de alojamiento de la planta hotelera del municipio, que dispone de más de 60.000 plazas, «es muy elevada» y señala que un incremento de plazas a través de alquiler turístico «podría suponer una presión sobre los recursos y el territorio muy difícil de absorber». «De hecho, en nuestras zonas turísticas como Santa Ponça, Palmanova, Magaluf y Peguera se impide la actividad de alquiler turístico que es, además, uno de los factores que provocarían un mayor encarecimiento del alquiler», apunta.

Los municipios de la comarca del Raiguer predominan entre los que tienen una menor proporción de viviendas turísticas. En la franja baja se si sitúan Marratxí (1%), Consell (1,3%), Santa Maria (2%), Inca (2,2%), Lloseta (2,8%) y Binissalem (2,8%).

Compartir el artículo

stats