Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La EPA asigna a Balears un récord histórico en su cifra de empleo invernal

La cifra de parados se sitúa en los 117.100 y crece un 0,2% interanual

Balears ha registrado este año el invierno con más trabajadores de su historia. B.RAMON

Balears cerró el primer trimestre de este año con 532.200 personas con un puesto de trabajo, la cifra de empleo invernal más alta de toda su historia, según la Encuesta de Población Activa (EPA) conocida ayer. Este dato confirma la potencia que está teniendo la reactivación del mercado laboral de las islas, hasta el punto de que el conseller de Trabajo, Iago Negueruela, anunció que mientras que otras Administraciones están revisando a la baja la previsión de crecimiento económico para este año, el Govern mantiene la suya por encima del 10%. Un dato a tener en cuenta es que la citada cifra de ocupados es un 6% superior a la que existía hace un año, mejorando el crecimiento medio de España, de un 4,6%.

Un aspecto que tanto el conseller como el director general de Modelo Económico, Llorenç Pou, pusieron de relieve es que esta intensa reactivación se está dando durante el periodo invernal, el de menor actividad en el archipiélago. Pero además, y fruto de la reforma laboral aprobada recientemente, se está viendo acompañado de un aumento en la calidad de las contrataciones, ya que mientras que los trabajadores de carácter indefinido han crecido un 6,6% respecto al mismo periodo de 2019, los que disponen de contratos temporales son un 11,5% menos que los que había antes de la pandemia.

Esta evolución ha hecho que la tasa de temporalidad de las islas haya bajado hasta el 23,2%, situándose ya por debajo de la media estatal, del 24,2%.

En relación al cuarto trimestre de 2021, el empleo balear ha registrado un recorte próximo al 0,9%, algo habitual al ser el primero de cada año el de menor actividad turística.

Por lo que respecta a la evolución del desempleo, la EPA asigna a Balears la cifra de 117.100 parados, lo que supone un crecimiento interanual mínimo de un 0,2%, teniendo en cuenta además que este año la Semana Santa no se ha celebrado hasta abril.

Si se compara este número con el del último trimestre del 2021, el aumento del paro se cifra en un 24,5%, pero se trata de un dato con ‘trampa’, ya que al elaborar la EPA, durante los últimos meses de cada año los fijos discontinuos no son contabilizados como desocupados, mientras que sí se califica así a la mayor parte de ellos durante el primer trimestre.

Este problema metodológico explica que se asigne al archipiélago un aumento intertrimestral tan desproporcionado. Además, hay que tener en cuenta que el paro balear crece históricamente en invierno frente al otoño debido a la estacionalidad de su actividad turística.

Si se compara por sexos, el desempleo ha crecido un 3,5% entre los hombres respecto al pasado ejercicio, pero se ha reducido un 2,6% en el caso de las mujeres.

La tasa de paro balear queda situada en el 18%, por encima de la media española del 13,6%, pero muestra un descenso en relación al invierno de 2021, cuando era del 18,9%, debido al crecimiento en el número de personas que disponen de un puesto de trabajo.

Según vaticinó el conseller, el próximo día 4 se conocerán los datos de afiliados a la Seguridad Social de abril y se podrá observar otro fuerte impulso del mercado laboral balear.

Las patronales CAEB y PIMEM han puesto en valor la evolución económica de las islas. La primera destacó ayer el aumento interanual del empleo y el esfuerzo que las empresas están haciendo para mantenerlo pese a las incertidumbres existentes, mientras que la segunda señaló que el aumento interanual del paro se explica por la diferencia de fechas de la Semana Santa y subrayó las excelentes perspectivas de la temporada turística. También desde el PP se vaticinó una reactivación del mercado laboral gracias al turismo.

La Fundación Impulsa puso ayer de relieve que los desajustes existentes en el mercado laboral balear en relación a la cualificación de sus trabajadores se están viendo reducidos durante la pandemia. En concreto, se pone en valor la reducción que se está registrando entre los asalariados que ocupan un puesto para el que no están adecuadamente formados (infracualificación), al tiempo que se estabiliza la tasa de personas que cuentan con una formación superior a la que se precisa para su puesto (sobrecualificación).

Compartir el artículo

stats