Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BOULEVARD

Soria tendrá un diputado nacionalista antes que Mallorca

Pese a la insularidad y al idioma propio, Balears se alinea con Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha y Murcia como las autonomías españolas que hasta la fecha no han obtenido escaños para formaciones exclusivas de la propia comunidad

Ningún amigo de la historia debería perderse la muy apreciable exposición en el CaixaForum palmesano sobre el entorno de los Faraones, tremendamente formativa porque precisamente no quiere presumir de exhaustividad. B.RAMON

Antes de las elecciones en las remotas Castilla y León, el injustamente olvidado Pablo Casado presidía el PP, y Vox no gobernaba en ningún territorio. Por lo tanto, estos comicios regionales poseen un acentuado poder predictivo. En la parte que como mallorquines nos interesa, el partido autóctono Soria Ya superó el cuarenta por ciento del voto en la provincia citada, por encima de cualquier otra formación y con mayoría absoluta en la capital. El fenómeno se reproduce con la Unión del Pueblo Leonés y Por Ávila.

Hasta un politólogo, la penúltima plaga antes de los epidemiólogos, puede advertir que el partido de estricta denominación soriana obtendrá como mínimo un diputado en el Congreso en las generales del año próximo. Lo mismo vale para abulenses y leoneses. En cambio, Balears mantendrá su atonía nacionalista, votando a cambio a todo cuanto partido se inventen en Madrid. Nos aclimatamos de inmediato a Podemos, Ciudadanos o Vox, nos da alergia cualquier sigla que incluya la palabra Mallorca.

Como lo oyen, Soria disfrutará de un diputado nacionalista, autóctono o provinciano antes que Mallorca. Y como a documentación no nos gana nadie, vamos a emprenderla con la lista de comunidades que ya han aportado fuerzas propias al Congreso: Galicia, Asturias, Cantabria,... Stop, será más sencillo si enumeramos las regiones que todavía no han debutado: Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia y por supuesto Balears. Estamos en buena compañía, podremos presumir de habernos integrado en el macizo de la raza.

Con tanta antelación, no puede descartarse que extremeños y castellanomanchegos coloquen a diputados propios, con lo que Balears sería casi la única comunidad con cero de ocho. Pese al idioma propio. Pese a la insularidad que la convierte en la comunidad más alejada de Madrid salvo Canarias. Pese a las reiteradas traiciones de los diputados de partidos estatales en asuntos sensibles para Mallorca. Y pese a que un escaño regional vale su precio en oro, en el ajustado mercadeo de la investidura o en cada votación de la legislatura.

Ya que hablamos de Soria, tiene menos habitantes que Menorca en una superficie veinte veces superior. Con el valor de los votos sorianos, Balears dispondría de 21 diputados en lugar de los ocho que tiene asignados, por lo que un votante de la España vaciada vale por tres de la España colapsada. En efecto, son proporciones que dan que pensar.

El argumento más miserable de los jueces que han salido en defensa de los jueces, ante una viñeta que en Mallorca satirizaba a los jueces, vomita que dar cuenta de que hay jueces que incumplen su misión de jueces daña la confianza en los jueces. Es decir, los jueces no solo piensan que los jueces siempre actúan bien como jueces, sino que los jueces también deciden que la crítica a los jueces no espolea a los jueces a cumplir su misión de jueces, sino que empeora a los jueces. Putin no lo diría con más gracia. Si criticas será peor, y aquí el único que condena soy yo. Por eso precisamente los acobardados han censurado el tebeo feminista. Y ya solo queda pendiente una pregunta. En este acuerdo nada transparente entre el Govern y la cúpula judicial en perjuicio de los ciudadanos, ¿cuál es la contrapartida?

Si tres amigos iletrados se reunieran con el propósito deliberado de escribir una novela intransitable, no lograrían empeorar La Bestia de Carmen Mola. El problema no es si la novela merece el Planeta, sino que ni siquiera el Planeta o el planeta se merecen esa novela. Y he comprado todos los libros de la autora citada, a diferencia de quienes elogian tras deleitarse con un ejemplar gratuito.

Acabaremos con un consejo que vale por todas las críticas de esta página. En la imagen que hoy nos ilustra, ningún amigo de la historia debería perderse la muy apreciable exposición del CaixaForum de Palma sobre el entorno de los Faraones, tremendamente formativa porque precisamente no quiere presumir de exhaustividad. Mi visita coincidió con un sábado por la tarde, y vino acompañada por la sorpresa complementaria de observar a numerosos varones acudiendo en solitario a las misas vespertinas de las iglesias de Palma. La religión vuelve a ser una opción, aunque minoritaria o precisamente por eso.

Reflexión dominical atizada: «Mejor matizar que somatizar».

Compartir el artículo

stats