Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca

Podemos quiere gravar con un 30% más a las salas de juego para ofrecer un bono energético

La propuesta, estudiada por la conselleria de Juan Pedro Yllanes, supondría recaudar 8 millones de euros y otorgar ayudas para 19.000 familias de Baleares

Un Punt de Joc situado en la zona de Pere Garau. B. Ramon

Podemos quiere aprovechar al máximo las posibilidades políticas que le otorga la Conselleria de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática, dirigida por Juan Pedro Yllanes. Vista la situación de escalada del precio de la energía, la formación morada ha establecido una fórmula para tratar de ayudar a las familias de Baleares con el recibo de la luz. Para ello, propondrán a sus socios del Pacto aumentar un 30% el impuesto a las salas de juego, lo que supondría una recaudación total en torno a los 8 millones de euros más cada año, y con estos beneficios crear un cheque energético de 420 euros al año para 19.000 familias de Baleares. Esta propuesta cuenta con un elemento clave: el dinero procedente de este impuesto lo gestionaría la Conselleria de Asuntos Sociales y Deportes, liderada por Fina Santiago, de Més per Mallorca.

Baleares recauda en estos momentos 32 millones al año con este impuesto, y el objetivo es otorgar una ayuda extra de 35 euros al mes por familia y que sería compatible con el resto de ayudas que ofrecen tanto el Govern como el Gobierno central. Uno de los ejemplos, explican desde Podemos, es el cheque propuesto por la Ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, consistente en un ayuda anual de 300 euros con el aumento del impuesto de sociedades de las grandes eléctricas.

Admiten que desde Baleares no pueden poner un tope al precio de la energía, subir los impuestos a las grandes eléctricas o recortarles beneficios porque son competencias estatales y europeas, aunque recuerdan que la Unión Europea anunció este sábado que los países del sur como España y Portugal podrían «adoptar medidas excepcionales, temporales y singulares en atención al bajo nivel de interconexión que se habrá de pronunciar sobre su compatibilidad con los Tratados y el Reglamento de mercado interior de la electricidad mediante un procedimiento urgente». Es decir, se podrá regular el mercado eléctrico temporalmente, una medida que va en la línea general de Podemos.

En este sentido, la intención es seguir la estela de la Conselleria de Yllanes y el trabajo del Instituto Balear de la Energía, pese a que la implantación de autoconsumos compartidos es una medida a medio y largo plazo.

«La energía es un sector estratégico cuyo control debe estar en manos del Estado, y no deben ser un negocio con el que se lucren las multinacionales a costa de las familias de nuestro país. España necesita abordar el debate del control de los sectores estratégicos creando una empresa pública en cada uno de ellos. En Baleares ya tenemos el Instituto Balear de la Energía, creado a comienzos de la legislatura y que ya está produciendo y comercializando energía verde y a precio de coste en algunos pueblos», detalla la coordinadora autonómica de Podemos, Antònia Jover.

Suben las autoprohibiciones

En noviembre la conselleria de Yllanes mostró las conclusiones del informe del Observatorio del Juego Online de Baleares. Destacaba que las islas son la comunidad donde más ha crecido el número de personas autoprohibidas del juego, un 56,9%, y que más de un centenar han iniciado terapia para librarse de la adicción al juego online. El 90,62% de las personas que iniciaron tratamiento eran hombres y el 9,40% mujeres. La distribución fue de 77 inicios en Mallorca, 6 en Menorca y 13 en Ibiza.

Compartir el artículo

stats