Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

El PP balear es de segunda

Marga Prohens, presidenta y líder del PP. PP

La candidata Marga Prohens es una creación de Casado/Egea. Bajo el objetivo nada disimulado de improvisar una Isabel Díaz Ayuso con rebocillo, se canceló al injustamente olvidado Biel Company con la misma saña empleada hoy para descabalgar al presidente estatal.

Por si Prohens no había entendido el papel que le adjudicaban, Casado bramó en Palma que «en Balears no habláis catalán, a quien se le ocurre, habláis en mallorquín». Aparte de plantear el dilema de por qué el mallorquín debería ser más inofensivo que el catalán para quienes solo hablan en madrileño, en ningún momento alzó su voz la presidenta regional para corregir a su líder y reivindicar el mallorquinismo en su candidatura.

El PP balear es de segunda división, al igual que el conjunto de una actividad política regional que cumple 25 años sin colocar un ministro en La Moncloa, lo cual supone un récord estatal. El asombro ante un pronunciamiento sobre Casado diferido hasta la enésima hora, queda rebajado ante el desinterés generalizado por la postura de Palau Reial. No necesitaban definirse porque nadie mostraba demasiado interés en preguntar.

Matar al padre es una obligación en política, donde los cargos son unipersonales. Prohens se ha mostrado remisa con el puñal, tras rechazar el heroísmo de la fidelidad como buena mallorquina. Feijóo es peor que Casado para Ayuso, lo cual implica que es mejor para Balears, pero la puntería exige puntualidad y la candidata llegó con retraso. La escabechina le servirá al menos para aprender que el poder, por pequeño que sea, siempre es de prestado.

Compartir el artículo

stats